La Champions y el Mundial, los eventos que más negocio generan

El fútbol corre más que la fórmula 1

Los bólidos de la fórmula 1 corren muy rápido. Pero van más lentos que el fútbol. Las carreras generaron un negocio de 755,3 millones en 2010, con un leve asecenso del 2%. Esta cifra no solo está lejos de los 1.100 millones que generó la Champions o los 855 millones del Mundial, sino que el dinero en el fútbol crece a ritmos de dos dígitos.

El piloto español Fernando Alonso, durante el Gran Premio de Fórmula 1 de Australia
El piloto español Fernando Alonso, durante el Gran Premio de Fórmula 1 de Australia

Las ruedas van rápidas, pero menos que el balón. La emoción que tuvo el campeonato hasta la última jornada (recuerde, Fernando Alonso perdió el título en Abu Dabi a manos del alemán Sebastian Vettel) permitió que los ingresos que generó la competición para Formula One Administration, el organismo que gestiona el evento, crecieran el 2% hasta 1.080 millones de dólares, es decir, 755,3 millones de euros. El circo, que este fin de semana vivirá el segundo capítulo de la temporada con la carrera en Malasia, salva así los peores años de la crisis y la fuga de los grandes nombres como Toyota, Honda o BMW.

Las ruedas van rápidas, pero menos que el balón. La emoción que tuvo el campeonato hasta la última jornada (recuerde, Fernando Alonso perdió el título en Abu Dabi a manos del alemán Sebastian Vettel) permitió que los ingresos que generó la competición para Formula One Administration, el organismo que gestiona el evento, crecieran el 2% hasta 1.080 millones de dólares, es decir, 755,3 millones de euros. El circo, que este fin de semana vivirá el segundo capítulo de la temporada con la carrera en Malasia, salva así los peores años de la crisis y la fuga de los grandes nombres como Toyota, Honda o BMW.

El fuerte arraigo de la fórmula 1 en ciertos países y su expansión hacia mercados emergentes como el ruso, el coreano, el malayo o el de los emiratos del Golfo Pérsico, sin embargo, no han logrado convertirla en la competición más en forma en el aspecto financiero. Es más, el fútbol se aleja más y más en la carrera. Y el primer puesto sigue reservado a la Champions League. El negocio de la principal competición de clubes avanzó el pasado año con paso firme hasta generar unos ingresos para su propietaria, la UEFA, de 1.100 millones, el 34,1% más. El torneo, ganado el año pasado por el Inter de Milán, amplió los partidos en las rondas preliminares, lo que le aportó unos ingresos extra de cerca de 280 millones. También el Mundial amplió su ventaja frente a la fórmula 1. La competición disputada en Sudáfrica -y ganada por España- batió récords para la FIFA en el año 2010 (también genera ingresos los años que no se celebra el evento) con unos ingresos de 846 millones, el 29,3% más.

La facturación de la fórmula 1 puede que se haya quedado estancada respecto al deporte rey. Pero los de las escuderías han experimentado un avance espectacular. Sus amenazas han surtido efecto, y los equipos ya cobran de la organización el 164% más que en 2007 por participar en la competición. Hasta 2006, las relaciones entre los equipos y el organismo que rige Bernie Ecclestone fueron complicadas, con continuas amenazas y negociaciones para lograr recibir más dinero (Ferrari y Renault eran los cabecillas). Aquel año, los equipos se plantaron y aseguraron que o bien recibían más dinero, o crearían una competición paralela. Y llegó el pacto. El último Acuerdo de la Concordia, que entró en vigor en 2008, proporcionó a los equipos los ingresos esperados. Así, el payout el pasado ejercicio ascendió a 658 millones de dólares, el 21% más que en 2009.

Tampoco le fue mal al octogenario Bernie Ecclestone. Ni a su cuenta corriente. El patrón de la fórmula 1 ganó el 21% más el pasado año, hasta 4,85 millones de libras, 5,5 millones de euros, según Bloomberg.

Formula One Administration, la entidad que gestiona el negocio, también se ha beneficiado de la buena marcha del negocio y obtuvo un beneficio de 296 millones de dólares (207,1 millones de euros) el año pasado. Y eso, a pesar de que el año anterior había registrado unas pérdidas de 3.067 millones de dólares (2.145 millones de euros). Estos números rojos contables se debieron, sin embargo, al saneamiento de 3.400 millones relacionados con la inversión en Petara, una organización creada por Ecclestone en los años 90 (el nombre es una mezcla de Petra, el nombre de su mujer, y Tamara, el de su hija) y absorbida en 1999 por ua empresa embrión de FOA. Cuando estos contratos pasaron a ser propiedad de la matriz, la firma dejó de tener sentido y CVC puso su valor a cero.

Las buenas noticias, sin embargo, no alcanzaron a todos los participantes del negocio. La amortización de la adquisición de la competición en 2005 hizo que este negocio siga ocasionándole pérdidas al CVC Capital Partners, el fondo de capital riesgo propietario de Formula One Administration Ltd. La competición le generó unas pérdidas de 658 millones de dólares (460,5 millones de euros).