Ametic se opone al modelo de reembolso que plantean las entidades de gestión

Encalla la negociación para adaptar el canon digital a la norma de la UE

Las conversaciones entre Gobierno, entidades de gestión y la patronal Ametic para ajustar la normativa española sobre el canon digital a la directiva europea están en punto muerto. Mientras la SGAE y el resto de entidades proponen establecer un modelo de reembolso del gravamen, las empresas afectadas lo consideran inaceptable. Es más, algunas de ellas están estudiando con sus abogados reclamar el canon pagado e incluso dejar de abonarlo.

Encalla la negociación para adaptar el canon digital a la norma de la UE
Encalla la negociación para adaptar el canon digital a la norma de la UE

El canon digital sigue siendo una patata caliente difícil de digerir para el Gobierno español. Y la situación, lejos de arreglarse, se complica. Según explican a CincoDías fuentes del Ejecutivo, las negociaciones que mantienen los Ministerios de Cultura e Industria con las entidades de gestión y la patronal tecnológica Ametic para ajustar la orden ministerial que regula el canon a las sentencias del Tribunal de Justicia de la UE y de la Audiencia Nacional "están estancadas". Es más, aseguran que, hoy por hoy, "no hay visos de poder llegar a un acuerdo".

Se han radicalizado las posturas de las partes, después de esas dos sentencias: la primera falló que el canon se estaba aplicando en España de forma "indiscriminada" y "contraria a la directiva" y que las empresas y administraciones públicas no debían pagar dicho gravamen. Y, la segunda declaró nula por defecto de forma la orden ministerial de 2008 que regulaba el canon.

Fuentes conocedoras de la negociación explican que las entidades de gestión han propuesto al Gobierno establecer un modelo de reembolso, algo que Ametic considera inaceptable. Desde la industria aclaran que ese modelo supondría que, pese a que la justicia europea ha excluido a las compañías del canon, estas deberían pagar el gravamen y después reclamar su devolución a la entidad de gestión que le corresponda (SGAE, Egeda, Cedro, etcétera). Las entidades de gestión justifican su propuesta asegurando que es muy complicado gestionar el canon caso a caso, pero el modelo supone anticipar unos fondos a los que no están dispuestas las empresas, sobre todo porque les exime la ley de ello.

Muy al contrario, fuentes de la industria apuntan que en estos momentos hay bastantes empresas tecnológicas que están valorando con sus abogados reclamar el canon pagado e incluso dejar de abonarlo. "Se están envalentonando, sobre todo después de ver que dos juzgados de Madrid eximieron hace unos días a Nokia y a Dell de pagar el canon. Es más, uno de ellos sentenció que Nokia podía recuperar lo que hubiera pagado", declaran fuentes de la industria.

Rafael Sánchez, portavoz de las entidades de gestión, advierte que las empresas que dejen de pagar "estarían corriendo un riesgo jurídico", y recuerda que si Nokia (refiriéndose al caso anterior) u otra empresa no tiene que pagar a las entidades de gestión, "lo primero que debe hacer es devolver el dinero que ha cobrado por el canon a las personas jurídicas y no tenerlo en sus bolsillos". Otra fuente de las entidades de gestión asegura haber tenido en sus manos un comunicado de Ametic a sus empresas asociadas donde les plantea que hay que seguir pagando el canon porque muchas de estas sentencias no son firmes.

Desde el sector tecnológico también critican que las entidades de gestión están pretendiendo hacer una interpretación "muy restrictiva" de lo que es entidad jurídica: "Ellos solo quieren eximir del canon a las sociedades, pero no a los autónomos, algo que no tiene sentido". Sánchez asegura que esto "es falso y simplemente estamos mirando cómo se puede montar un sistema de cobro que sea gestionable y que evite el fraude".

Antecedentes

En octubre de 2010 el Tribunal de Justicia de la UE excluyó a Administraciones, empresas y profesionales del pago del canon. También la Audiencia Provincial de Barcelona absolvió a Padawan de pagar a la SGAE.

La Audiencia Nacional anuló este marzo la orden ministerial de 2008 que regula el canon. Aunque no cuestiona el gravamen, deja sin canon a algunos productos como los teléfonos móviles. Días después, dos juzgados de Madrid eximen a Nokia y Dell de pagar el gravamen.

Sin presión de tiempo legal... pese a la urgencia

La lentitud del Gobierno en resolver la cuestión del canon empieza a crispar los ánimos de empresas e instituciones afectadas. Muchos califican de "papel mojado" las palabras de la ministra de Cultura, Ángeles-González-Sinde, cuando este miércoles pidió calma y aseguró que el canon se someterá "a un completo ajuste de forma inmediata". Un tiempo verbal que, según muchos, no corresponde con los hechos, pues la sentencia del Tribunal de la UE es de octubre de 2010 y aún no se han convocado formalmente las negociaciones entre los ministerios implicados, las entidades de gestión y la patronal Ametic, que deben ser publicadas en el BOE. "Esta convocatoria metería la presión del tiempo desde el punto de vista legal", explican algunas fuentes.

Un portavoz de Cultura reconoció que esta convocatoria "formal" aún no se ha producido, pero "tendrá lugar muy pronto". Además, aclaró que Industria y Cultura llevan dos meses de negociaciones "informales", intentando facilitar un acuerdo entre las partes "porque nuestra labor es de mediación". El portavoz de Cultura no quiso hablar sobre las propuestas de Ametic y las entidades de gestión, solo apuntó que "es un proceso de gran complejidad técnica". Fuentes de la industria advierten, sin embargo, que la situación está generando tanta incertidumbre jurídica "que como no se resuelva pronto, el Gobierno puede encontrarse con una avalancha de demandas de empresas dispuestas a recuperar el canon pagado". A la espera de conocer la fecha de la convocatoria formal, lo que sí se sabe es que a partir de ella las partes tienen cuatro meses para alcanzar un acuerdo y si no el Gobierno tiene otros tres meses para dictar una orden ministerial. El proceso se puede alargar hasta noviembre.