En máximos desde agosto de 2008

El barril de Brent perfora los 126 dólares

El barril de Brent ha continuado su senda alcista y ha registrado un repunte del 3,57% hasta los 126,65 dólares, su nivel más alto desde agosto de 2008.

Refineria de petróleo
Refineria de petróleo

El transcurso de los acontecimientos en Libia lleva al crudo a registrar cotas de hace dos años y medio. En el mercado de futuros, el Brent ha superado los 126,65 dólares. La reducción de la extracción en un 25% ha provocado que el 'oro negro' continúe la senda alcista que mantiene desde comienzos de 2011 como consecuencia de los enfrentamientos en Oriente Medio.

La preocupación por el incremento del precio de las materias primas, en especial del petróleo, llevó ayer al BCE a aumentar los tipos un cuarto de punto hasta situarlos en el 1,25%. El objetivo de la institución que preside Jean Claude Trichet es controlar la inflación que ha experimentado un fuerte crecimiento como consecuencia de la enorme dependencia energética. Si el periodo inflacionista sigue esta tendencia, el regulador bancario no descarta nuevas subidas.

Libia es el tercer productor africano con 1,6 millones de barriles al día. Allí, la situación financiera de los opositores de Gadafi podría mejorar en las próximas horas. Un petrolero ha atracado en el puerto de Tobruk, al este del país, para llenar sus tanques con un millón de barriles procedentes de los rebeldes, cuya extracción se encontraba bajo mínimos. No obstante, persiste el temor a un posible bombardeo de los campos petrolíferos que contribuiría al alza del crudo.

Ante esta situación, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido hoy de que el planeta tendrá que hacer frente a un periodo de mayor escasez de petróleo cuyo impacto en la economía será pequeño a corto plazo, siempre y cuando se produzca de manera gradual. Pero el panorama se presentaría más pesimista si se prudujera de manera acelerada y prolongada, lastrando significativamente la actividad mundial.

Por su parte, el oro alcanza un nuevo récord y se sitúa en los 1.469 dólares por onza ante el temor de un repunte de la inflación.