Se hace fuerte frente a las pérdidas de Europa

El Ibex, imperturbable

Rescate a Portugal y subida de tipos. Dos de los temores de la Bolsa española se han hecho realidad. Pero la reacción ha sido madura y meditada. El Ibex ha conseguido mantener el tipo y ha cerrado la jornada con un leve ascenso del 0,04%.

A veces es peor pensar las cosas que sufrirlas. El posible rescate de Portugal asustó durante demasiadas jornadas al Ibex. Algo parecido pasó con el fantasma de las subidas de tipos. Pues bien, hoy esos dos temores se han hecho realidad y no ha habido catástrofe. La Bolsa española ha clausurado la jornada con un leve ascenso del 0,04%, en contraste con las pérdidas de Europa y Wall Street, amenazados por la alerta de un posible tsunami en Japón.

Y es que descontadas o no, lo cierto es que en las últimas 24 horas los inversores se han llevado algún susto. Ayer, Portugal se decidió a pedir al fin la ayuda financiera con la que tanto tiempo llevaba especulando el mercado. El país luso necesitará unos 75.000 millones de euros en préstamos de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional. Los bancos españoles, muy expuestos a la deuda portuguesa, también han celebrado la intervención. Bankinter y Popular han acumulado ganancias del 4,3% y del 1,5%, mientras que Santander y BBVA se han subido al carro de las ganancias.

No ha sido el único foco de atención. La esperada reunión del Banco Central Europeo se ha saldado tal y como se esperaba. El organismo ha subido los tipos de interés en un cuarto de punto, hasta el 1,25%, poniendo fin a la etapa monetaria más expansiva en Europa. El posterior mensaje de Jean-Claude Trichet tampoco ha conseguido que la Bolsa española caiga. El presidente del BCE ha asegurado que seguirá vigilando la inflación y ha confirmado que el ascenso de hoy no tiene por qué ser el primero de una serie continuada de subidas del precio del dinero. El euro, por su parte, se cambia a 1,4280 dólares.

IBEX 35 6.950,50 -0,11%

En el mercado secundario de deuda, la calma también ha sido el denominador común. Lejos de los sobresaltos que sentenciaban al bono español hace unos meses, la rentabilidad de la deuda soberana a 10 años se ha mantenido en el 5,23%. La facilidad y el menor precio con que el Tesoro ha colocado hoy bonos a tres años también se ha convertido en una ayuda inestimable. El precio del bono portugués, por su parte, ha escalado al 8,58%.

Rescate tras rescate

A pesar de esta aparente tranquilidad habrá que estar atentos a como transcurren las próximas sesiones en el mercado bursátil. Desde luego, la historia hace que los operadores sean precavidos. Tras el acuerdo de la UE y el FMI para el rescate griego el 3 de mayo de 2010, el Ibex encadenó cinco jornadas consecutivas de descensos con una caída acumulada del 7,5%.

Seis meses después el agujero fue todavía más hondo. Después de la caída de Irlanda, en noviembre del año pasado, el selectivo español perdió un 9,8% en los siete días posteriores. Habrá que ver si la historia se repite.