Augura nuevos procesos de concentración

Rato advierte de que algunas fusiones son inviables

El presidente de Bankia, Rodrigo Rato, advirtió hoy de que algunas fusiones pueden "no ser viables" y fracasar, y auguró nuevos procesos de concentración animados por las mayores exigencias de capital.

A pocos días de conocerse la ruptura del Banco Base, que unía a la CAM, Cajastur y las cajas de Extremadura y Cantabria, Rato recordó que la estadística y las experiencias del pasado hacen augurar que habrá "algunas fusiones" que fracasarán.

En su intervención en el XVIII Encuentro del sector financiero, organizado por Deloitte y ABC, Rato vaticinó que el tamaño de las entidades seguirá aumentando porque la crisis ha acelerado los procesos y no porque estén forzadas por las circunstancias.

El exdirector gerente del FMI también avisó de que la regulación financiera internacional es "preocupante" porque ignora que el negocio minorista no fue el origen de la crisis. Y teniendo en cuenta que el negocio de la banca española es minorista, parafraseando el chiste bromeó con que "ingleses, franceses y alemanes" querrían ser clientes de las entidades españolas "si supieran lo que pagamos por nuestros créditos y lo que nos pagan por nuestros ahorros".

En cuanto a Bankia, inmersa en su próxima salida a bolsa, el exministro de Economía con el PP aseguró que el mercado valora la importancia de participar en un proyecto como ése y hacerlo "ahora", ya que sugirió que no va a haber oportunidades similares en el corto plazo.

Cambios sin perder el compromiso social

De forma más general, explicó que las cajas están ante una gran transformación, por la concentración de entidades, la reducción de oficinas y los importantes saneamientos tras la expansión crediticia vivida "especialmente desde 2004". Sin embargo, el presidente de Bankia insistió en que todos esos cambios, que en algunos casos lleva la transformación de cajas en bancos, deben preservar algunas características como el compromiso social valorado por su utilidad o la cercanía con el cliente.

Recordó que hace un año calculó en el mismo encuentro que de las 45 cajas de ahorros que había quedarían unas 15 ó 20, y "el tiempo ha demostrado que no eran cifras alejadas de la realidad", añadió.

En un repaso de los últimos doce meses, Rato destacó los cambios en la ley de cajas, las nuevas normas de provisiones del Banco de España, así como los nuevos requerimientos de capital. Sobre este último punto, insistió en que "adelanta e incrementa" la aplicación en el sistema financiero español de las exigencias de capital internacionales (Basilea III).

Por eso, ya que en España se exigirá una proporción de capital respecto a activos de riesgo de entre el 8% y el 10%, Rato consideró que sería "bueno" que se compararan esos requerimientos con los del resto de países. España es de los países que ha tomado la iniciativa y ha hecho una "apuesta importante" sobre la capacidad del sistema financiero, pero también una "apuesta exigente con consecuencias desde todos los puntos de vista", añadió.