Alcanza el 5,9% a 12 meses

El tipo de las letras lusas se dispara en la subasta

Los tipos de interés han disparado y la subasta portuguesa ha ido peor de lo que esperaban los inversores. Para el vencimiento en octubre de 2011, han sido vendidos 550 millones de euros con un tipo de interés de un 5,117%, casi el doble de la operación de marzo, cuando el Tesoro logró vender los títulos con un de 2,984%.

Ministerio de finanzas de Portugal
Ministerio de finanzas de Portugal

Para los bonos de un año, para marzo de 2012, han sido vendidos 455 millones de euros. En este caso, el tipo de interés del Tesoro portugués ha llegado a un 5,902%. Otra vez, el coste para emitir la deuda ha subido: en 16 de marzo, los bonos de un año han sido vendidos con un tipo de 4,331%. En la operación, el Tesoro luso ha vendido 1.005 millones de euros en títulos de corto plazo.

Después de la subasta, la prima de riesgo portuguesa ha caído. A las 13.30 hora (hora peninsular española), la prima ofrecida a los inversores por los bonos lusos se situaban en los 535 puntos, con un rendimiento del 8,753%. La cifra es más baja que el máximo del día, cuando la prima ha alcanzado a los 540 puntos. En el mismo horario, la prima española se situaba a los 182 puntos.

La expectativa era que los tipos de interés alcanzasen una cifra cercana a las tasas pagadas por Grecia en una subasta hace menos de un mes, el pasado 8 de marzo, cuando el Tesoro griego - justo tras la ayuda internacional - pagó un 4,75% para deuda a seis meses. El mercado financiero creía que la tasa lusa podría alcanzar hasta el 5%. Para los bonos de 12 meses, los economistas esperaban un interés de entre un 6% y un 6,25%.

La subasta tuvo como elemento adicional la tensión creada por la banca portuguesa. Ayer, el diario portugués Jornal de Negócios recogía que los grandes bancos lusos han informado al gobernador del Banco de Portugal que no están en condiciones de comprar más deuda portuguesa en los próximos meses. La decisión fue tomada tras las rebajas de la nota de la deuda lusa y por la sobreexposición de las entidades financieras a los bonos emitidos por el Tesoro portugués. Con la decisión, la banca presiona para que Lisboa pida una ayuda financiera externa.

Para empeorar el cuadro, a pocas horas de la subasta, la misma agencia Moody's ha rebajado el rating de siete entidades financieras portuguesas, incluso la filial portuguesa de Santander, como consecuencia del recorte de la nota del país. La nota a largo plazo ha sido recortada uno o más escalones para los bancos Santander Totta, Caixa Geral de Depositos, Comercial Portugués, Espírito Santo, BPI, Caixa Economica Montepio Geral y Banco Portugues de Negocios.

La calificadora de riesgos justificó su decisión en la debilidad del perfil crediticio de las entidades portuguesas al margen de los apoyos públicos, así como por la menor capacidad financiera de Portugal, lo que reduce el margen de maniobra del Gobierno luso en el caso de tener que acudir en ayuda de la banca.

En entrevista a los diarios El País, The Washington Post y La Repubblica, el director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, ha dicho que la situación de Portugal "está en manos del Gobierno portugués" y que "el escenario en Portugal no es tan fácil como el de España". "Está en manos del Gobierno portugués. Tienen que mostrar a los prestamistas que están tomando las medidas adecuadas", ha dicho Strauss-Kahn antes de comentar que Portugal está "en una situación muy complicada".