Valorada en 12.000 millones

Caja Madrid y sus socias crean un banco malo para salir a Bolsa

Caja Madrid, Bancaja y sus cinco socias han decidido constituir un banco malo. La medida busca dotar de un mayor atractivo ante los inversores a su negocio financiero, que quedará aglutinado en Bankia. Esta entidad ha sido valorada en 12.000 millones y sumará activos por 275.000 millones

La fórmula del banco malo gana adeptos entre las cajas. En la noche de ayer, el consejo de administración y la junta de Banco Financiero y de Ahorro (BFA) aprobaron la separación de sus activos inmobiliarios problemáticos de Bankia. Con esta medida, la entidad pretende facilitar el salto al parqué de la nueva entidad de crédito.

El grupo que aglutina a Caja Madrid, Bancaja, Insular de Canarias, Caixa Laietana, Caja Rioja, Caja de Ávila y Caja Segovia replica la receta estrenada por La Caixa, aunque con algunos toques propios.

En primer término, se aprovecha la ficha de Altae Banco para aglutinar todo el negocio bancaria y aquellas participaciones industriales ligadas a la actividad financiera. Esta sociedad pasará a denominarse Bankia y, al nacer libre de polvo y paja, resultará más atractiva para los inversores internacionales.

Entre tanto, BFA actuará como sociedad instrumental de las siete cajas socias para controlar Bankia, buena parte de la cartera industrial así como los activos inmobiliarios problemáticos. BFA será el encargado de devolver las ayudas recibidas del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) el pasado año y que ascienden a 4.465 millones de euros.

Las siete cajas socias atribuyen a Bankia un valor contable de 12.000 millones de euros. La entidad acumulará activos por 275.000 millones