Análisis

Qué puede hacer ahora el Banco de España

Ya es una realidad. Los peores temores para el sistema financiero español se han cumplido. El SIP formado por Cajastur, Caja del Mediterráneo (CAM), Caja Extremadura y Caja Cantabria se ha roto. Sólo la asamblea de CAM votó esta mañana a favor de segregar todos sus activos a Banco Base, pero de poco ha servido.

Ahora es el Banco de España el que tiene la patata caliente. ¿Qué va a pasar con CAM?, entidad que según los documentos entregados a los consejeros de sus tres exsocias ya atraviesa una delicada situación. Es posible que el supervisor anuncie alguna solución en las próximas horas. En el mercado se especulaba con una posible intervención de la caja alicantina, para en breve subastarla.

Pero existen otras soluciones como la posibilidad de que pida fondos públicos al FROB y sobreviva con un cambio de gestores durante dos años y pueda reflotarse. Una tercera es que busque un socio en los próximos días.

Lo cierto es que el Banco de España debe buscar una solución de urgencia para CAM si no quiere una nueva respuesta negativa del mercado hacia el sistema financiero español en los próximos días, explican varias fuentes del sector. Si bien, legalmente deberá esperar unas semanas para ponerlo en venta según exige la normativa del FROB.

Cajastur, Extremadura y Cantabria parecen abocadas a seguir juntas y buscar otros socios.