Pese a las medidas adoptadas en la cumbre de la UE

Fitch dice que la financiación de países periféricos no bajará a corto plazo

La agencia de calificación Fitch ha descartado que las medidas adoptadas durante la cumbre de líderes de la UE, celebrada la semana pasada en Bruselas, vayan a servir para abaratar las condiciones de financiación de los países periféricos de la zona euro a corto plazo.

"Es poco probable que la cumbre de la UE vaya a materializarse en una mejora de las condiciones de financiación para los países de la zona euro a corto plazo", dice una nota de la agencia, en la que ésta muestra su "decepción" por el retraso en la reforma del fondo en vigor para rescatar a países de la bancarrota, de manera que pueda prestar los 440.000 millones de euros prometidos durante su creación.

Aunque reconoce que las medidas de la cumbre representan "un paso adelante" en la respuesta a la crisis de la deuda, Fitch asegura que "sólo la combinación de recuperación económica sostenida y consolidación fiscal garantizarán firmemente la confianza a largo plazo sobre la solvencia de los estados miembros periféricos".

Además, la participación del sector privado en los rescates de países a partir de 2013 -cuando entre en vigor el fondo de rescate definitivo- contribuirá a reducir el riesgo de crisis de deuda a largo plazo, pero podría producir el efecto contrario a corto plazo, al "dificultar aún más" que los países periféricos logren una financiación "asequible", según Fitch.

"Mientras la solvencia de los Estados miembros de la periferia de la zona euro esté en duda", la contribución del sector privado en futuros rescates de países a partir de julio de 2013 "eleva potencialmente más que disminuye los miedos del mercado sobre una reestructuración de la deuda, incluida la deuda actual pendiente", dice la nota.

En el lado positivo, Fitch considera que, "de ser efectivo" el Pacto por el Euro, las nuevas normas de disciplina presupuestaria y el sistema de vigilancia de los desequilibrios macroeconómicos servirán para "mejorar" el marco actual y "reducir el riesgo de desequilibrios macroeconómicos y fiscales severos en el futuro".