Contempla una inyección de capital de 30 millones de euros

Dinosol descarta despidos tras la marcha de Permira de su accionariado

El grupo Dinosol, propietario de la cadena de supermercados Supersol, ha garantizado a los sindicatos que el cambio accionarial que supondrá la salida del fondo de capital riesgo Permira y la entrada de la banca acreedora en el capital de la compañía no tendrá "repercusiones directas ni en el empleo ni en las condiciones de trabajo", según han informado fuentes sindicales.

La dirección del grupo de distribución, encabezada por el consejero delegado, Javier Pérez de Leza, informó a los representantes de los trabajadores acerca de la reestructuración financiera que prevé cerrar en breve con más de 20 entidades y aseguró que no se va a producir "ningún cambio sustancial, al menos a corto plazo".

Según las citadas fuentes, la refinanciación permitirá a la compañía "pasar de un pago de 30 millones de euros al año a seis millones anuales".

Además, los sindicatos destacaron que al ser ahora los bancos "propietarios de su propio riesgo, pondrán cuidado en el negocio" y tratarán de que sea rentable. No obstante, incidieron en que "los banqueros no son tenderos", por lo que consideran que "acabarán vendiendo la empresa".

El acuerdo, que permitirá reducir el endeudamiento de unos 460 millones de euros a unos 130 millones, contempla una inyección de capital de 30 millones de euros. Entre las entidades financieras figuran Caja Madrid y Société Générale.

A principios de año, Dinosol ya llegó a un acuerdo con los sindicatos para recortar gastos y evitar así un expediente de regulación de empleo. En total, la plantilla de la empresa de supermercados ronda los 10.000 trabajadores. El acuerdo contemplaba una reducción de costes salariales a través de la reducción de las categorías laborales y permitió a la empresa un ahorro de entre cinco y siete millones de euros.