Terceras pruebas de estrés

Dos nuevos bancos irlandeses al borde de la nacionalización

El sector financiero irlandés se enfrenta mañana a su tercera prueba de fuego. Las necesidades de capital previstas ascienden a más de 27.000 millones de euros. Los expertos opinan que el Gobierno tendrá que intervenir los dos grandes bancos que aún sobreviven al control estatal.

El Banco Central de Irlanda publicará mañana, a las 15:30 hora española, los resultados de las terceras pruebas de estrés de sus bancos. Bank of Ireland y Irish Life & Permanent son los únicos grandes bancos que aún no han sido intervenidos, pero todo apunta a que terminarán cayendo en el regazo estatal. Los 27.500 millones de capital adicional que estiman los expertos consultados por Bloomberg se antoja un precio demasiado alto.

"Ambos tienen mucho que perder" opina el director de Dolmen Securities, que ha vendido deuda de los dos bancos. "Es difícil encontrar otra solución que no sea una entrada de al menos el 50% de dinero del contribuyente", añade.

El sector financiero irlandés ha registrado las mayores pérdidas de su historia como consecuencia del pinchazo de la burbuja inmobiliaria que se apoderó del Tigre Celta durante la última década. El Gobierno se ha comprometido a inyectar el capital necesario tras las pruebas de estrés en el caso de que los bancos no puedan conseguir del mercado las aportaciones necesarias.

Irlanda cuenta también con los fondos del rescate internacional destinados específicamente al sector financiero: 35.000 millones de euros distribuidos en 10.000 para necesidades de recapitalización inmediatas, que todavía no se han ejecutado, y otros 25.000 millones para otras ayudas a la banca. Además, se prevé también la aprobación de un nuevo mecanismo europeo que facilitará liquidez a medio plazo a los maltrechos bancos gaélicos y que se extendería al resto de la zona euro, según Wall Street Journal y Financial Times.

Pero la confianza de los inversores en Bank of Ireland y Irish Life está muy mermada. Las acciones de ambas entidades han caído más de un 50% desde que se produjo el rescate de irlanda en noviembre el año pasado.

Irish Life perdió ayer un 45% en la Bolsa de Dublín hasta llegar a los 0,40 euros por acción. La entidad ha decidido suspender temporalmente su cotización hasta conocer mañana el resultado de las pruebas de estrés, según un comunicado del banco. La situación es de máxima expectación y el Banco Central de Irlanda y el ministro de Economía han declinado hacer declaraciones al respecto.

El Gobierno irlandés ya controla Anglo Irish Bank Corp, Allied Irish Banks Plc, EBS Building Society y Irsh Nationwide Building Society tras un inyección de capital de 46.300 millones de euros al sector financiero.

El analista británico de Credit Suisse Group AG, Niall O'Connor, vaticina que será inevitable una entrada estatal del 60% en Bank of Ireland, el mayor banco de la isla que llegó a tener consideración de "banco oficial" tras la independencia del Reino Unido en 1922. "El control estatal no tiene porque ser necesariamente malo. Alinearía los intereses del Gobierno con los de los inversores" afirma O'Connor.

Antes incluso de la última prueba de estrés, el regulador irlandés ordenó a Bank of Ireland un aumento de capital de 1.400 millones de euros. Una cantidad superior al actual precio de mercado de la entidad: 1.300 millones.