Separarán las tareas de lobby y de fomento de la cultura exportadora

Cámaras y CEOE se dan tres meses para negociar y evitar duplicidades

CEOE y Cámaras están dispuestos a enterrar el hacha de guerra en aras de mejorar el servicio a las empresas. Para ello han creado una comisión bilateral con el fin de normalizar en tres meses las relaciones, enquistadas desde hace años, y tratar de repartir las competencias y clarificar la representación empresarial.

Las fluidas relaciones entre el nuevo presidente de CEOE, Juan Rosell, y el presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Javier Gómez Navarro, han servido para enterrar, por ahora, la fuerte enemistad que ha enfrentado tradicionalmente a ambos organismos. La desaparición del recurso cameral (el pago obligatorio de cuotas por parte de las empresas a las Cámaras), una de las peticiones más antiguas de la patronal, ha dejado muy tocadas a las Cámaras de Comercio, que obtenían gran parte de sus ingresos a raíz de esta vía y que en 2011 y 2012 solo recibirán las aportaciones de las empresas cuya cifra de negocio supere los 10 millones de euros (el 70% del total). A partir del 1 de enero de 2013 solo se financiarán a través de las aportaciones voluntarias de las compañías.

Consciente del recorte de los ingresos y del papel que juegan las Cámaras en el tejido empresarial autonómico, el presidente de CEOE ha creado una comisión para normalizar las relaciones entre ambos organismos y ha nombrado a Severino García Vigón para que la dirija. Su elección no es baladí, ya que es el presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo y de la Federación Asturiana de Empresarios al mismo tiempo desde el año 2001. Tan solo Arturo Fernández en Madrid compatibiliza ambos cargos.

Esta comisión nace con dos objetivos: determinar cuáles son los campos de especialización en el que son fuertes cada organismo para evitar duplicidades, coordinar esfuerzos y al mismo tiempo establecer un marco claro en el que se especifique a quién le corresponde la representación de la clase empresarial.

En el primer capítulo, García Vigón reconoce, en declaraciones a CincoDías, que, en un primer análisis, las dos mayores fortalezas detectadas en las Cámaras son el fomento de la cultura exportadora y la creación de empresas, por lo que sugiere que las competencias para esos dos capítulos podrían ubicarse en dichos organismos. "El otro gran objetivo es trasladar las buenas relaciones entre ambos presidentes al resto de las demarcaciones dónde trabajan las 88 Cámaras de Comercio, lo que se me antoja una tarea difícil por la ausencia de trato", señala. Durante la próxima semana se producirá la primera reunión entre los responsables de formación de CEOE y Cámaras para avanzar en la negociación, que deberá estar cerrada en un plazo aproximado de tres meses.

Respecto a la representación de la clase empresarial, el presidente de la patronal asturiana puntualiza que siempre le debe corresponder a las patronales. Esta afirmación coincide con lo expresado por Rosell, que apuesta por convertir a CEOE en un "lobby" dividido en comisiones sectoriales encabezadas a su vez por grandes empresarios. De este modo, las Cámaras de Comercio se quedarían con las tareas que tradicionalmente han desarrollado.

Trajes a medida según la fortaleza de cada institución

El final del recurso cameral ha puesto sobre las cuerdas a un gran número de Cámaras de Comercio, que dependían casi en exclusiva de ese mecanismo. Para García Vigón, el nuevo escenario ha dejado claro que es necesario redimensionar estas entidades de derecho público, con 88 centros y más de 3.200 empleados. "Habrá que hacer trajes a medida en función de la fortaleza financiera de cada cámara y de las encomiendas de gestión que puedan recibir".

Esta última vía es la aprobada por el Ejecutivo para intentar compensar la desaparición del recurso cameral a través de la realización de tareas para el sector público, como en Italia, donde gestionan los registros mercantiles, o en Francia, en el que se encargan de todas las tareas administrativas vinculadas al gestor aeroportuario.

En paralelo, la Cámara de Madrid ha contratado a la consultora Equipo Económico para la realización de un plan de viabilidad de la institución sin los fondos del recurso cameral.

Sin tutela de la Administración ni fondos dirigidos

El presidente de la comisión bilateral entre CEOE y Cámaras puntualiza que la supresión de las cuotas obligatorias provocará cambios en la ley que regula a las Cámaras. "A nadie se le oculta que la supresión del recurso cameral hará necesarias modificaciones", señala García Vigón, quien se centra en dos aspectos: la tutela de las Administraciones públicas y el destino obligatorio de los fondos obtenidos del recurso.

El artículo 22 de la Ley de Cámaras establece que estas "están sujetas en el ejercicio de su actividad a la tutela de la Administración del Estado o de las respectivas comunidades", mientras que el 16 recalca que todos los fondos del recurso cameral deben dedicarse a la promoción de las exportaciones (un 66% del total) y a la formación (el 33% restante). "Si la recaudación no será obligatoria, sino voluntaria, parece absurdo que alguien te tutele y establezca en qué debes gastar el dinero que ingresas", apunta García Vigón.

Financiación

l Ingresos: el recurso cameral aporta 250 millones de euros a las arcas de las Cámaras.

l Obligatoriedad: en 2012 solo pagarán las empresas con más de 10 millones de cifra de negocio, lo que les reportará 175 millones.

l Empresas: el 55% de las firmas censadas en España no paga el recurso. La que más aporta es Telefónica, con 700.000 euros al año.