Ante el riesgo de una nueva reestructuración de la deuda

S&P rebaja en dos niveles la deuda griega

La agencia Standard & Poor's (S&P) redujo hoy la calificación crediticia de Grecia en dos escalones, hasta el rango de bono basura (BB-) con perspectiva negativa, ante el riesgo de una futura reestructuración de su deuda.

La agencia Standard & Poor's redujo hoy la calificación crediticia de Grecia en dos escalones, hasta el rango de bono basura (BB-) con perspectiva negativa, ante el riesgo de una futura reestructuración de su deuda.

S&P, una de las tres grandes agencias de calificación, argumenta su decisión en el hecho de que el nuevo fondo de rescate permanente acordado por la Unión Europea la semana pasada pueda suponer un riesgo para los inversores en deuda estatal del Estado heleno.

La cumbre de la UE confirmó "las expectativas de que la reestructuración de la deuda soberana es una posible precondición para los préstamos del Mecanismo Europeo de Estabilidad (ESM), y que la deuda gubernamental sin garantías estaría subordinada a los préstamos del ESM", explica S&P.

Los analistas de S&P indican que esto, unido "a la gran deuda pública de Grecia y a las altas necesidades de endeudamiento, socava los planes de Grecia para retomar préstamos comerciales a mediados de 2013 y aumenta la probabilidad de reestructuración de la deuda".

La agencia considera que en Grecia, una vez que acabe el programa trienal de apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la eurozona en 2013, "se incrementará la posibilidad de una reestructuración de la deuda".