Sector bancario

Márgenes más altos, hipotecas más caras

Tipos más elevados ayudarán a la banca a restaurar su margen de intermediación.

Si el Banco Central Europeo (BCE) cumple el próximo día 7 de abril sus advertencias, la banca puede estar de enhorabuena. El gobernador del BCE y otros miembros del consejo del supervisor han repetido en las últimas semanas que es muy probable que de forma inminente se dé un giro a la política monetaria de la eurozona para intentar contener una escalada de la inflación. Un riesgo que permanece latente con las crecientes tensiones sobre el petróleo, derivadas en Libia y otros países árabes por las revueltas de la población civil contra los diferentes regímenes. De momento, estos avisos han disparado la cotización del euríbor a un año hasta el 1,962% y podrían plasmarse en la primera subida de los tipos oficiales en la reunión de la autoridad monetaria del mes de abril.

Esto proporcionaría un respiro a las entidades financieras españolas que, tras el azote sufrido en sus márgenes de intermediación debido a las elevadas rentabilidades que han tenido que ofrecer en los últimos meses como gancho para captar pasivo de sus clientes, verían cómo en el plazo de unos meses su cartera de créditos empieza a darles mayores rendimientos. Las expectativas, además, apuntan a que no será el último movimiento al alza del precio oficial del dinero, al que los expertos sitúan para finales de este año en el 1,75%.

La cruz de la moneda será para los titulares de una hipoteca que, en este nuevo escenario, tendrán que ajustar aún más su presupuesto mensual. Se calcula que el euríbor a un año, principal índice de referencia de los créditos a un tipo de interés variable, podría alcanzar el 2,75% en diciembre, una cota que no tocaba desde enero de 2009, cuando la escasez de liquidez disparó los tipos de interés.

Un crédito medio para la compra de vivienda se encarecerá en 750 euros al año

Con estas previsiones sobre la mesa, la factura mensual de una hipoteca media de 118.519 euros, a un plazo de 24 años, se encarecerá en algo más de 62 euros al mes durante este ejercicio. En el conjunto de un año, por tanto, el gasto destinado a la vivienda en los hogares españoles aumentaría de media en 748 euros. El cálculo se ha realizado teniendo en cuenta un diferencial sobre el euríbor de 0,5 puntos para los préstamos que ya están suscritos, así como los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística sobre el importe medio de los préstamos y su duración.

El futuro para los potenciales compradores de una casa en los próximos meses se plantea todavía más sombrío, ya que las entidades financieras españolas han endurecido recientemente los criterios exigidos para conceder un crédito.

Precios

Además de rebajar el porcentaje de dinero que prestan bancos y cajas sobre el valor de tasación de los inmuebles -esta ratio ha pasado del 100% de épocas de bonanza económica hasta situarse de media actualmente en un máximo del 80%-, la banca ha empezado a cobrar más a sus clientes, no solo por la vía de las comisiones de estudio, apertura y cancelación parcial o total, sino que también han elevado drásticamente los tipos de interés que aplican a los préstamos para la adquisición de vivienda. Así, algunas entidades piden ahora hasta un diferencial de tres puntos sobre el euríbor a un año, frente a los 0,5 puntos que se requerían hace unos meses. Esto situaría el coste real de una hipoteca en el 5,75%.