Paralizado el procedimiento de embargo

RBS vende a una firma de Luxemburgo su deuda con Nueva Rumasa

El banco escocés Royal Bank of Scotland (RBS) ha vendido a una sociedad luxemburguesa sin identificar el préstamo concedido a Clesa, lo que provocó la suspensión de la vista de confrontación prevista para el viernes entre la entidad y la empresa láctea.

El banco otorgó a Nueva Rumasa en 2007 un préstamo de 28 millones de euros (que ahora asciende a 31 millones, que más intereses y gastos suman 36 millones) para "ayudar a la compra de Clesa", que en esos momentos era propiedad de la italiana Parmalat, según fuentes del RBS.

El préstamo contaba con garantías hipotecarias, y el banco (tras impagos por parte de Clesa) había solicitado el embargo de 56 fincas, 23 marcas, las participaciones de Clesa en dos compañías (entre ellas Cacaolat), así como sus derechos de crédito con seis empresas de la distribución: El Corte Inglés, Eroski, Alcampo, Carrefour, Dia y Mercadona.

Clesa se había opuesto a este procedimiento de embargo, por lo que estaba paralizado cautelarmente, y se había fijado para este viernes 25 la vista de confrontación. Las mismas fuentes han detallado que el juzgado tuvo conocimiento de la operación el jueves por un escrito del RBS, un cambio que Clesa ha consentido. RBS asegura que, tras la venta a la sociedad luxemburguesa del préstamo concedido a Clesa, ya no son acreedores de Nueva Rumasa.

El magistrado ha dado un plazo de 10 días para que el nuevo titular del crédito defina su posición.