Las ejecuciones se mantienen prácticamente estables

La banca embargó 93.622 viviendas en 2010

Los bancos ejecutaron el embargo de 93.622 viviendas en 2010, una cifra que aún siendo récord se sitúa en niveles muy similares a los de 2009, cuando las ejecuciones hipotecarias sumaron 93.319, según los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) publicados hoy.

La banca sigue acumulando activos inmobiliarios procedentes de ejecuciones hipotecarias. Los problemas de los deudores, tanto promotores como particulares, para hacer frente a sus cuotas por la dureza de la crisis desembocaron el año pasado en 93.622 solicitudes de embargo a los juzgados españoles.

La cifra supone un nivel récord y cuadruplica las 25.943 ejecuciones realizadas al inicio de la crisis, en 2007. No obstante, se mantiene en niveles muy similares a los de 2009, cuando se registraron 93.319 ejecuciones, lo que apenas supone un 0,32% más. Este incremento resulta ínfimo si se tiene en cuenta que en 2009 los procedimientos se dispararon un 59% respecto a 2008, en plena crisis del sector.

Cuando los hipotecados españoles dejan de pagar a las entidades, las demandas de embargo por impago permiten a las entidades financieras subastar el inmueble (normalmente una vivienda o un edificio) por el 50% del valor de tasación para recuperar los importes prestados más los intereses. No obstante, el deudor no queda exento de los pagos pendientes, como ocurre en otros países como Estados Unidos, Alemania, Reino Unido o Francia, donde la dación en pago anula la hipoteca con la entrega de la vivienda al banco.

En España, esta medida, contemplada en la Ley Hipotecaria, no es obligatoria para la banca, cuya patronal asegura que antes de recurrir a la ejecución agota todas las vías posibles, como la renegociación del préstamo. Sin embargo, algunos partidos políticos y asociaciones ciudadanas exigen al Gobierno que introduzca modificaciones la normativa para permitir la dación en pago sin depender de la voluntad de las entidades y ayudar así a los hipotecados con dificultades.

El Ejecutivo descarta cambiar la ley en este sentido porque pondría en peligro la solvencia de las entidades financieras, aunque, ante la presión popular, anunció que está dispuesto a estudiar otras medidas que faciliten el pago de la hipoteca para evitar los embargos. La legislación española establece actualmente que el deudor deber responder con todos sus bienes, presentes y futuros, cuando la subasta del inmueble no cubre la totalidad del préstamo.

El primer trimestre de 2010 concluyó con el mayor número de ejecuciones hipotecarias de los últimos años (27.597), aunque en trimestres posteriores la cifra se redujo hasta 24.533 entre abril y junio y a 19.358 entre julio y septiembre, para cerrar el último trimestre del año con 22.134.

El CGPJ, el máximo órgano de gobierno de los jueces, ha avisado en repetidas ocasiones que las estadísticas no dan la "idea real" de todos los inmuebles que se están ejecutando en los juzgados, ya que una única petición puede conllevar la subasta de varios bienes, de modo que "puede ser todavía más alarmante el incremento detectado".