Santiago Martín. Socio responsable de salud en Everis

"El reto es saber cómo mantener la cartera de servicios sanitarios"

Este ejecutivo cree que España ha invertido intensamente en innovación en salud y que el ritmo no es sostenible. Por eso apuesta por una mayor integración con la sanidad privada y por un gasto más selectivo

Es socio de Everis desde 2004 y desde hace seis meses se encarga de la nueva división de salud. Esta consultora, muy activa en implantación de historias digitales y salud electrónica, ha apostado por el sector sanitario en España. Pero Santiago Martín (Tetuán, 1970) tiene como misión también dirigir el proceso de internacionalización.

Pregunta. ¿Cuál es el futuro de la sanidad en España?

Respuesta. La inversión que ha habido en la cartera de servicios es muy amplia, lo que nos ha colocado en un nivel de sanidad excelente medido en términos de PIB. Ahora toca una reflexión sobre el modelo de cómo se van a prestar los servicios. En la situación actual, la sostenibilidad del sistema, la innovación de procesos y tecnológica van a tener un rol relevante. No veo que vaya a haber una reducción drástica en la cartera de servicios, porque básicamente es un pilar fundamental del país, junto a la educación. Lo que sí va a haber es una racionalización de las inversiones en innovación.

P. ¿Hasta dónde va a llegar ese replanteamiento?

R. Se va a buscar cómo el modelo puede ser sostenible con variaciones asistenciales. Hay que saber qué rol va a jugar el sector privado. Y además va a haber una exigencia y una identificación de los componentes tecnológicos que de verdad aportan valor a la sanidad.

P. ¿La incorporación de tecnología amenaza la sostenibilidad del sistema?

R. Ha habido una incorporación muy significativa tanto en tecnología médica como en TIC (tecnologías de la información y la comunicación), que nos ha llevado al nivel de calidad que tenemos. Es imposible que haya una inversión tan cuantiosa en los próximos años, porque los presupuestos públicos y privados no lo van a permitir. Esto llevará a nuevos modelos de participación privada en la prestación de servicios públicos. Además, se va a ser mucho más exquisito en la selección de los proyectos.

P. Pero precisamente ahora es cuando más tecnología existe.

R. Se va a ser selectivo. Por ejemplo, todas las comunidades autónomas han hecho un esfuerzo en las historias clínicas digitales. Y en distinto grado de penetración casi todas están automatizadas al 100%. La base ya está hecha. Las próximas tecnologías vendrán enfocadas a solucionar un problema de salud específico o a hacer el sistema más sostenible.

P. ¿Qué reformas necesita el sistema sanitario?

R. Para mí una reforma muy importante es una mayor integración entre la sanidad pública y la privada, que permitirá la sostenibilidad. Dependiendo de la comunidad autónoma, el nivel de separación entre lo que es el asegurador de la prestación sanitaria y lo que es el prestador, varía. Creo que va a haber una tendencia general a que parte de la asistencia vaya avanzando hacia la prestación privada. Eso no viola el principio de la universalidad de la sanidad. Simplemente habrá una separación entre lo que es el financiador, el asegurador y el prestador en sí.

P. ¿Cuáles son las tendencias en los avances tecnológicos sanitarios en el futuro?

R. Hay áreas en las que se va avanzar drásticamente. Todo lo ligado a los procesos crónicos tendrá un nivel de desarrollo muy intenso en los próximos años, que ya están consumiendo una parte muy importante de los recursos. También los canales de comunicación, de contenidos y servicios, entre los prestadores sanitarios y los ciudadanos. Así se le dará el poder real de decisión al ciudadano. Y quizá la tercera área de gran volumen será la integración entre niveles asistenciales y operadores, es decir que la primaria y la especializada se entiendan entre sí o que las redes de distintas comunidades autónomas puedan compartir información, y también entre los servicios públicos y privados.

El gran reto de verdad, sabiendo la situación económica en la que estamos, es saber cómo somos capaces de mantener la cartera de servicios actual incorporando la tecnología necesaria para mantener esa cartera de servicios y sin mayores capacidades de financiación. Con más dinero es inasumible.

P. ¿Existe integración entre las redes de las autonomías?

R. Están empezando a intercambiar información. Todavía está en una fase inicial. Las primeras comunidades ya se están integrando. Es de vital importancia. No tiene sentido duplicar pruebas, así la sostenibilidad no está asegurada.

P. ¿Cómo ven desde Everis la evolución del sector salud?

R. Probablemente salud y educación son los ámbitos donde ha habido menor recorte. Pero las tasas de inversiones en los últimos años, de dos dígitos, eran bastante relevantes. Ahora se va a producir una congelación o una mínima reducción. Los dirigentes públicos y privados tendrán que priorizar en qué se quieren gastar las nuevas inversiones.

En búsqueda de su El Dorado

"El negocio en salud va a seguir aumentando, pero las tasas de crecimiento no van a ser como las de años anteriores", cree Martín. "De hecho, la mayor parte de las compañías creemos que el negocio va a venir por otros mercados, donde el modelo español de salud sea replicable. Nosotros hemos apostado por EE UU y Latinoamérica". El salto al nuevo continente de Everis es antiguo. Allí buscan su El Dorado. Se apuesta por reforzar nuevas áreas de negocios, como la de sanidad. "Latinoamérica ha sido un mercado natural para nosotros. Estamos donde creemos que se va a crecer de manera masiva en materia de e-health: México, Colombia, Brasil, Chile, Argentina y Perú".

Poco a poco, Martín está organizando equipos propios en estos nuevos países, que engrosen los más de 450 empleados de esta división, que en 2011 quiere facturar 25 millones de euros. Y dentro de tres años espera triplicar el número de empleados de la firma en este área.

"Hemos contribuido en la modernización de la sanidad española, que con muy poca financiación es un modelo de relativo éxito a calidad asistencial. La tecnología ha sido vital. Por lo tanto para nosotros es relativamente sencillo explicar nuestro modelo y cómo hemos participado nosotros aportando soluciones". Incluso en EE UU se abren oportunidades en informatización de las redes hospitalarias, incorporación de TIC a procesos crónicos e integración de información entre Estados.