Los expertos apenas dudan ya de que el BCE suba los tipos en abril

Trichet apuntala el rebote del euríbor

El euríbor y el euro han acelerado su recorrido alcista al calor del último discurso del presidente del BCE, Jean Claude Trichet, que refuerza la expectativa de una subida de los tipos de interés en abril pese a que el desastre de Japón apuntaba a un posible aplazamiento. Los expertos sostienen que el euríbor seguirá escalando hasta cerrar el año incluso en el 2,75%, mientras la divisa común puede superar los 1,50 dólares.

Ilustración sobre hipotecas
Ilustración sobre hipotecas

Los mercados vuelven a descontar una subida de los tipos de interés en abril. Tras unos días de incertidumbre por el impacto del terremoto de Japón, el presidente del BCE sugirió en su último discurso que la crisis nipona no va a impedir un endurecimiento de la política monetaria. Lejos de suavizar su mensaje, Jean Claude Trichet dejó clara su intención de mantener una fuerte vigilancia sobre las presiones inflacionistas, su principal cometido. Y los mercados no se han mostrado indiferentes.

El euro tomó impulso y tocó ayer máximos de un año, mientras que el euríbor a doce meses acelera los repuntes tras unos días de contención por la crisis japonesa. Pero no solo el nuevo aviso del BCE ha alterado el ritmo de la divisa y del indicador hipotecario. También los acuerdos europeos de cara a la cumbre del 24 y 25 de marzo y la crisis libia han corregido los mercados, que tras el desastre de Japón jugaban con un posible aplazamiento del alza de los tipos.

Los expertos manifiestan su sorpresa por la dureza de las palabras de Trichet en plena evaluación de daños en Japón y sin conocer todavía el alcance real de las consecuencias, pero apenas dudan ya de que el BCE vaya a tocar los tipos en su próxima reunión del 7 de abril, y aún más ante los nuevos acontecimientos en Libia, que ha vuelto a encarecer los precios del petróleo.

Además, el economista jefe del BCE, el alemán Jurgen Stark, reiteró ayer la necesidad de una subida de los tipos por el "riesgo existente de efectos de segunda ronda". En un diario japonés, aseguró que "la política monetaria en las economías avanzadas y emergentes es muy acomodaticia" y señaló que el Consejo de Gobierno considera avanzar "hacia la normalización". Por su parte, la OCDE instó a no subir el precio del dinero en respuesta al alza de los precios del petróleo, puesto que las expectativas de inflación parecen suficientemente bien ancladas.

Euríbor al alza todo el año

En cuanto al euríbor, las previsiones de los expertos apuntan a una progresiva tendencia alcista hasta finales de año. El indicador al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España había moderado su escalada cuando la crisis nuclear en Japón y sus efectos sobre la demanda de crudo y la inflación habían enfriado las expectativas de una próxima subida de tipos. Pero de nuevo el euríbor repunta y vuelve a anticipar un alza de las tasas rectoras, lo que supondrá un encarecimiento de las hipotecas.

El euríbor escaló hoy cinco milésimas y marca el 1,949%, la tasa más alta en dos años. La tasa mensual se coloca en el 1,906%, y encarecerá las hipotecas de los usuarios a los que les toque revisión anual. Para una hipoteca de 150.000 euros a 25 años y un diferencial de Euríbor más 0,5%, la letra experimentaría un aumento de 51 euros al mes, por lo que el encarecimiento anual se establecería en 610 euros.

Los analistas prevén que el índice termine el año en torno al 2,25-2,50%. Pero, teniendo en cuenta que la tasa mensual del euríbor roza ya en marzo el 2%, algunos apuntan más alto. José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, eleva al 2,75% el pico del euríbor en diciembre y lo sitúa en los niveles del 2,25% para el mes de junio.

El consenso opina que el euríbor está descontando ahora todas las subidas y se mantendrá el resto del año, pero Mariano Alierta, analista de MG Valores, matiza que "las subidas durante el resto del año dependerán del calendario de Trichet sobre política monetaria".

Natalia Aguirre, de Renta 4, sostiene que el euríbor "descuenta cómo de agresiva o no puede ser la subida de los tipos", y apunta que en dos semanas se espera un incremento de 0,25 puntos. A su juicio, el alza de tipos va a ser puntual porque los riesgos de inflación a medio plazo no son estructurales y porque "la situación es diferente a la de 2005, el anterior ciclo alcista de tipos". Por ello, su previsión anual del euríbor es del 2,25%, "un nivel que no es muy alto", señala. "No estamos en condiciones de subir mucho los tipos porque la crisis de deuda está ahí, el crecimiento económico de la eurozona es claramente a dos velocidades y la apreciación del euro va a restar inflación", concluye.

Es posible un euro por encima de 1,50 dólares

Asimismo, este nuevo escenario ha impulsado al euro, que a su vez aprovecha la debilidad del dólar. La moneda única superó ayer los 1,42 dólares y tocó niveles máximos de hace un año. Hoy se ha moderado en la apertura y se cambia a 1,4176 dólares.

Los expertos creen que el rally alcista del euro es coyuntural y se mantendrá siempre y cuando Trichet insista en su control sobre la inflación. La mayoría sitúa su rango a medio plazo entre 1,40 y 1,45 dólares, pero algunos incluso prevén que pueda superar la barrera de los 1,50 dólares.

Alierta, de MG Valores, sostiene que tras la ruptura de los 1,40 dólares el siguiente nivel técnico se sitúa en 1,45-1,50 dólares, y advierte que "si Trichet se obsesiona con la inflación, el euro se irá a 1,50 dólares". No obstante, apunta que "una intervención en cualquier momento sobre Portugal corregiría esta tendencia.

Desde Renta 4 señalan que si el euro rebasa los niveles de 1,43 dólares es posible que llegue a superar los 1.50, lo que sería "problemático para una economía europea que trata de sostener la recuperación, ya que machaca las importaciones". Natalia Aguirre afirma que la apreciación del euro responde al mensaje "más duro" de Trichet. "Después de lo ocurrido en Japón se esperaba un posible retraso de la subida de los tipos al reconsiderar el BCE la situación; el crudo bajó un 10% desde máximos y se rebajaron las amenazas de inflación. Pero después ha venido Libia y los precios del petróleo han vuelto a subir", explica Aguirre.

En su opinión, Trichet "mira mucho el precio del petróleo y su efecto en la inflación", pero insiste en que las propias previsiones del BCE indican que el repunte de la inflación no es estructural, ya que "la institución prevé un IPC por encima del 2% este año -lo que supera su límite permitido- pero no en 2012".

Por su parte, Miguel Paz, de Unicorp Patrimonio, señala que el euro ha alcanzado una importante zona de resistencia y "no solo coinciden los máximos del año pasado, sino también la directriz bajista iniciada al principio de la crisis".