Tendencias

Global Party, la fiesta definitiva

80 discotecas, 24 horas y un objetivo para el 14 de septiembre: entrar en el libro 'Guinness'

Terraza del Silk & Soya en Madrid
Terraza del Silk & Soya en Madrid

Tomar una botella de champán observando la Torre Eiffel, beber vodka en el Orient Express, apurar una margarita en el corazón de México DF o pedir un manhattan a escasos metros de Central Park. Todo esto y mucho más será posible de realizar en una única fiesta. Es la Global Party. Un acontecimiento social que tendrá lugar en 80 discotecas repartidas por todo el mundo y al que acudirán personajes como Elizabeth Hurley, Uma Thurman, Simon Cowell, Damien Hirst o Boris Johnson.

Si quiere asistir y no pertenece a esta jet-set, tiene una opción: estrujar la billetera. Por el módico precio de 1.200 libras esterlinas (1.381 euros), la entrada es suya. Además tendrá el honor de entrar en el libro Guinness de los récords por participar en la fiesta privada más multitudinaria jamás organizada, 80.000 personas serán testigos de ello. La cita es el próximo 14 de septiembre.

A este proyecto se han unido numerosas marcas de lujo y discotecas de renombre que no quieren perder la oportunidad de asociar su producto a tan selecta clientela. En España, los establecimientos en los que se celebrará la fiesta serán Zagaleta y Marbella Club en Málaga, Carpe Diem Lounge en Barcelona y Silk & Soya en Madrid. Todos ellos se han querido unir a un sueño que nació basado en el personaje literario de Phileas Fogg. La diferencia es que en este caso en vez de dar la vuelta al mundo en 80 días se hará en un día y 80 clubes.

Con esta novedosa idea se está intentando también rebasar el concepto de encuentro puntual para conseguir crear una auténtica red de contactos. Los 80.000 invitados recibirán un llavero exclusivo con una clave asociada. Con este número, cada uno de ellos podrá tener acceso al contacto personal del resto y "a otros privilegios exclusivos para toda la vida", según reza la web de la organización. Además, la intención es que Global Party pasé a ser un encuentro de carácter bianual.

Los principales impulsores de este proyecto son el veterano empresario de capital riesgo Stanley Fink y el experto en el mundo del lujo David Johnstone. Durante la presentación del evento social en Marbella, ambos insistieron en destacar el verdadero objetivo que desean conseguir: los dos ejecutivos quieren recaudar una importantísima suma para destinarla a obras de caridad.

Un importe que se calcula entre los 6 y los 10 millones de libras esterlinas (6,9 y 11,5 millones de euros), que serán gestionados por diversas organizaciones que lidera la asociación infantil Absolute Return for Kids. Estos dos mecenas afirman que lo relevante es el fin, independientemente de que el medio sea el lujo y la ostentación. Desde luego, las veces que se hace referencia a la exclusividad del evento dan fe de ello.