La situación en Fukushima-1 exhibe "una mejora gradual"

Japón reconoce excesivos niveles de radiactividad en alimentos de las zonas afectadas por los escapes

El jefe de Gabinete del Gobierno japonés, Yukio Edano, ha reconocido que varios alimentos procedentes de las prefecturas afectadas por los escapes de la planta nuclear Fukushima-1 presentan niveles de radiación muy por encima del nivel legal. Edano asegura que el estado de Fukushima-1 ha experimentado "una mejora gradual" pero su situación sigue siendo "impredecible".

El reactor 3 sigue siendo refrigerado con mangueras mientras continúa saliendo humo blanco de su interior
El reactor 3 sigue siendo refrigerado con mangueras mientras continúa saliendo humo blanco de su interior

Edano informó de que la leche procedente de la prefectura de Fukushima y de las espinacas recogidas en la prefectura de Ibaraki presentan un contenido radiactivo superior a lo estipulado por la Ley de Higiene Alimentaria de Japón, según declaraciones recogidas por la agencia de noticias oficial Kiodo.

Con todo, Edano transmitió un mensaje de calma tras revelar la existencia de los alimentos contaminados, y que no suponen una amenaza "inmediata" para la salud, según sus declaraciones recogidas en la cuenta oficial de Twitter de la oficina del Primer Ministro de Japón.

"Los seres humanos están expuestos a un cierto nivel de radiación en su vida cotidiana. Por favor, reaccionen con calma", solicitó Edano, quien aseguró que cualquier dato adicional sobre los escapes de radiación desencadenados tras el accidente en Fukushima-1 serán dados a conocer sin ambages.

Fukushima

Edano informó de que los reactores de las unidades 1 y 3 se han estabilizado gracias a las operaciones de refrigeración sobre los nucleos altamente radiactivos, que están desarrollando los efectivos presentes en la zona.

El agua de mar inyectada a alta presión sobre los reactores no ha impedido, sin embargo, que el reactor 1 presente una fusión parcial de su núcleo. Se teme que el número 3 pueda encontrarse en un estado similar, pero este punto todavía no se ha confirmado, según detalla la agencia de noticias oficial Kiodo.

Nivel de alerta 5 para los reactores 1,2 y 3

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha confirmado hoy que el nivel de gravedad del accidente en la planta nuclear japonesa Fukushima Daichi (o Fukushima 1) ha sido elevado de 4 a 5 para los reactores 1, 2 y 3; y sigue en 4 para el reactor 4.

Fueron las autoridades japonesas las que establecieron esas estimaciones, dentro de la Escala Internacional Nuclear y de Sucesos Radiológicos (INES, por su siglas en inglés), de entre 0 y 7, precisa el OIEA en un comunicado. En la nota, el órgano de la ONU, que ha instado a Japón a proveerle con un flujo más eficaz de información, publicó un "sumario" de lo ocurrido en este grave accidente, así como del estado de los reactores y las medidas de protección para la población.

El regreso de la electricidad permite la regrigeración en el reactor 5

La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón ha anunciado que vuelven a funcionar algunas partes de los sistemas de refrigeración en los reactores dos y seis de Fukushima-1, después de los trabajos para reparar y conectar de nuevo estos componentes a la red.

Concretamente, los técnicos ya pueden hacer uso del generador de emergencia alimentado por gasóleo del reactor número seis. Además disponen de un surtidor en el número de cinco, y de hecho se ha restablecido el circuito de refrigeración de la piscina de combustible residual.

La cifra de fallecidos aumenta a 7.197

El número de fallecidos por el terremoto y posterior tsunami del día 11 en Japón aumentó hasta las 7.197 personas hoy, mientras los desaparecidos se sitúan en 10.905, según el último recuento de la policía.

Los muertos y desaparecidos del devastador terremoto que afectó la región de Tohoku y el tsunami que arrasó la costa noreste de Japón superan ya las 18.000 personas, lo que lo convierten en el peor desastre natural de posguerra de Japón.

Las esperanzas de hallar más supervivientes se han reducido al mínimo, debido al tiempo transcurrido desde el seísmo y a que provincias como Iwate, donde hay 4.253 desaparecidos, han sufrido una ola de frío y nieve.

Por su parte, el Gobierno nipón está recomendando el consumo de yodo a todas aquellas personas que estén abandonando el perímetro de seguridad establecido alrededor de la central nuclear.