La paz llega a los cielos

El pacto con los sindicatos encarecerá la concesión de Barajas y El Prat

Fomento, AENA y los sindicatos llegaron ayer a un preacuerdo sobre las condiciones laborales de la plantilla que permite prever la desconvocatoria de la huelga. La fórmula pactada para la plantilla en las concesiones de Barajas y El Prat alarma a las empresas aspirantes. Mantienen su interés en la puja, pero advierten que los servicios aeroportuarios serán más caros o el Estado ingresará menos.

El pacto con los sindicatos encarecerá la concesión de Barajas y El Prat
El pacto con los sindicatos encarecerá la concesión de Barajas y El Prat

Las grandes empresas nacionales de infraestructuras que han expresado su intención de participar en la puja por la concesión durante 40 años para gestionar los aeropuertos de Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat -en el marco de la semiprivatización del sistema aeroportuario- han mostrado su "alarma" por el pacto alcanzado ayer de madrugada entre el Ministerio de Fomento, AENA y los sindicatos, con el fin de desactivar los 22 días de huelga anunciados para los cinco próximos meses. Un acuerdo que debe ser ratificado por las asambleas de los trabajadores, en un referéndum que tendrá lugar probablemente el próximo martes.

Fuentes de estas empresas, que prefirieron ocultar su identidad, señalaron que el acuerdo para que los aproximadamente 2.000 trabajadores de AENA que pasen a estas concesiones conserven todos los derechos del convenio colectivo de la actual empresa pública "encarecerá en el futuro la prestación de los distintos servicios aeroportuarios" en estas terminales o reducirá la contraprestación anual que el Estado o la propia AENA recibirán como pago por el mantenimiento de la concesión.

Las mismas fuentes señalaron que, a pesar de ello, mantienen su interés por participar en la puja. Señalan que no es la primera vez que tienen que "pagar este tipo de peajes en un proceso de privatización". Recuerdan que varias de estas empresas han sido adjudicatarias en la enajenación de autopistas de titularidad pública "y ya entonces tuvimos que asumir en su integridad la plantilla anterior".

El aspecto "más conflictivo" para Lema han sido las condiciones laborales

En una conversación con Cinco Días durante la celebración ayer de la asamblea anual de la patronal de las líneas aéreas ALA, el presidente de AENA, Juan Lema, explicó que "el aspecto más conflictivo" de la larga noche de negociaciones, se centró en la aplicación y desarrollo de las garantías que los trabajadores exigían para facilitar la incorporación de unos 7.000 empleados a la nueva empresa mercantil AENA Aeropuertos y, posteriormente, de 2.000 de ellos a las empresas concesionarias de la gestión de los aeropuertos de Madrid y Barcelona.

Lema aseguró que, una vez constituida AENA Aeropuertos, esta sociedad mercantil creará a su vez dos filiales. A cada una de ellas se incorporarán "de manera voluntaria" todos aquellos trabajadores que deseen embarcarse en el proyecto de la concesión privada tanto de Barajas como de El Prat, "y lo harán con su actual convenio colectivo y con todos sus derechos". Posteriormente, AENA Aeropuertos transferirá a cada una de estas sociedades la concesión de la gestión por un periodo de 40 años. Finalmente, será todo el paquete (sociedad, plantilla y concesión) la que saldrá la puja entre los distintos aspirantes.

Participación minoritaria

El presidente explicó también que AENA Aeropuertos mantendrá durante todo el periodo de la concesión "una participación minoritaria" en las dos sociedades. El objetivo, explicó, consiste en "asegurar que se mantiene el concepto de red que hasta ahora han constituido los 47 aeropuertos públicos gestionados por AENA". Esta participación minoritaria permitirá también que en la carta de presentación de la propia AENA se pueda seguir alardeando de que es "la mayor empresa que existe en el mundo de gestión de aeropuertos". Esta tarjeta de visita será muy importante, según Lema, de cara a los proyectos de internacionalización de la empresa pública".

Hoy concurre el plazo, por otra parte, para la presentación de ofertas interesadas en la privatización de las primeras torres de control de AENA. De momento, compiten Ferrovial, ACS, Indra, FCC, Saerco y Gesnaer. Fomento va a adjudicar la concesión de la navegación de trece aeropuertos.

12 aspirantes a asesor estratégico

Durante la celebración de la asamblea de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) ayer en un hotel de Madrid, Ángel Luis Arias, del comité de dirección de AENA, explicó que la empresa pública tienen previsto que AENA Aeropuertos comience a tener actividad el próximo mes de junio.

Indicó que en el proceso para elegir al consultor estratégico que ayudará a AENA en el proceso de venta de activos (el 49% del capital de la filial de aeropuertos) y el diseño de las concesiones, han recibido ofertas de un centenar de aspirantes.

La compañía ya ha hecho una primera selección y en el momento actual se encuentran en la liza 12 finalistas. Para final de mes se dará a conocer al ganador.

Indicó también que ya se ha puesto en marcha la búsqueda de un banco de negocios que les ayude en la colocación y de un valorador independiente, para fijar el precio justo por "una empresa que es el mayor operador de aeropuertos del mundo".

Arias indicó también que van a contar con el asesoramiento de la SEPI, el grupo empresarial que agrupa a las empresas públicas. Se valora la gran experiencia que se tiene en este holding que ha sido el protagonista de múltiples y exitosas privatizaciones durante los últimos años en varios sectores.

Claves del acuerdo

El punto fundamental del acuerdo es que "Aena, Aena Aeropuertos, las sociedades filiales y las concesionarias garantizarán el empleo existente. Para los contratos de concesión se establecerá, para cada uno de los aeropuertos, la plantilla mínima para la gestión" y cualquier alteración sustancial tendrá que ser autorizada.

Los trabajadores que pasen a las concesionarias "quedarán en situación de suspensión de contrato de trabajo bajo la modalidad de excedencia especial".

El convenio será aplicable a todas las sociedades, también a las concesionarias. Tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2018.