Lanza una tarjeta de crédito con Visa

PayPal salta de internet al mundo físico

Varias películas ciencia ficción han imaginado el salto del mundo real al virtual. TRON o El Cortador de césped son buena prueba de ello. PayPal, en cambio, transita en la vía contraria. La famosa plataforma de pagos online se anima con el comercio tradicional. Esta semana comenzará a emitir en España, Italia y Francia tarjetas de crédito de la mano de Cetelem.

El producto ofrecerá reintegros del 2% para aquellas compras realizadas en internet a través de PayPal y del 1% para el resto de transacciones. Una vez que se alcance la cifra de 1.000 euros de gasto, el titular percibirá un bono de 10 euros que podrá utilizar en adquisiciones a través de la red.

La tarjeta será emitida por Cetelem (filial de consumo de BNP Paribas) en España, Francia e Italia, y tendrá aceptación en todos los comercios adheridos a las redes de Visa y PayPal. Durante el primer ejercicio no conllevará comisión alguna, pero a partir del segundo solo será gratis si su titular efectúa cinco transacciones al año. En caso de no cumplirse este requisito, la cuota anual es de 18 euros.

El plástico puede utilizarse para realizar pagos a fin de mes o como tarjeta de crédito diferido (revolving). Bajo este supuesto, el tipo de interés que se paga por las compras aplazadas es del 21,95% TAE. El límite de crédito inicial es de 900 euros al año, revisable al alza en función del uso. Como cualquier tarjeta de crédito, los reintegros de efectivo en cajero automático conllevan una comisión.

PayPal ya cuenta con tarjetas emitidas en Reino Unido y EE UU. Ambos son mercados más maduros para el comercio online que Europa continental. En España, la plataforma cuenta con cuatro millones de usuarios registrados, de los que 1,4 millones han realizado alguna transacción en los últimos tres meses.

Los responsables de la compañía señalan que el producto será dado a conocer a través de correos electrónicos a sus clientes, la propia web de la entidad así como por medio de una campaña publicitaria centrada en el mundo web. Sus objetivos son potenciar la fidelización de los clientes de PayPal, ganar reconocimiento entre los usuarios de medios de pago y reducir la factura de costes de procesamiento.

La nueva tarjeta Visa PayPal incorpora como medidas de seguridad un chip que exige teclear la clave cada vez que se efectúa una compra en un comercio físico, así como un sistema de alertas a través de sms que mantiene informado a su titular de cada adquisición que se efectúa con el plástico. El producto va asociado a la cuenta bancaria del cliente.

Desde PayPal señalan que su cliente tipo es un varón de entre 20 a 50 años, familiarizado con los entornos web, de nivel socioeconómico algo superior a la media y que destina unos 800 euros al año a realizar compras por internet.