La alerta nuclear apenas le afecta

Inditex reabre 15 de las 20 tiendas cerradas en Japón después del terremoto

El cierre temporal de 20 tiendas -todas ellas de Zara-, que el grupo gallego llevó a cabo en Japón la pasada semana como consecuencia del terremoto y posterior tsunami, queda reducido a cinco establecimientos. Asimismo, Inditex espera tener operativos todos los puntos de venta mañana.

Una de las tiendas de Zara en Japón
Una de las tiendas de Zara en Japón

La medida, que obedecía a las recomendaciones realizadas por las autoridades locales, tenía un marcado carácter preventivo ante el colapso del país asiático.

Tal como informaba ayer CincoDías.com, la intención de Inditex era reabrir progresivamente los establecimientos, según se fueran recuperando la normalidad y los servicios públicos. Respecto a la alerta nuclear aún vigente, el grupo gallego asegura que tiene una presencia limitada en el espacio geográfico cercano a la central Fukushima.

Inditex ha desarrollado durante los últimos años una importante expansión internacional y una de sus apuestas ha sido la apertura de tiendas en Asia. La filial nipona de Zara se constituyó en 1997, abrió su primera tienda en Tokio en 1998 y, desde entonces, ha incrementado su actividad comercial con establecimientos en Osaka, Fukuoka, Yokohama, Nagoya, Kyoto, Hiroshima y Sapporo, entre otras localidades, hasta sumar 63 puntos de venta. La empresa española cuenta con una plantilla de 2.000 trabajadores en Japón. El grupo textil explicó ayer que ninguno de ellos ha resultado herido en la catástrofe.

INDITEX 23,55 1,73%

Inditex donará un millón de euros para ayudar en la situación de emergencia que vive el país a través de Cruz Roja Internacional.

Adolfo Domínguez y Mango, también afectados

Adolfo Domínguez, que cuenta con 31 tiendas en Japón, mantiene cerradas cuatro de ellas -todas ubicadas en Tokio-, a consecuencia de los daños que han sufrido los edificios.

Fuentes de la compañía han explicado que "el resto de las tiendas funcionan con normalidad" y que las que aún están cerradas volverán a abrir sus puertas "cuando la situación se normalice".

En relación a Mango, fuentes de la empresa han informado de que han tenido que cerrar dos de los siete negocios que tiene la firma en Tokio.

La decisión no la tomó Mango, sino que fueron los centros comerciales Lalampur y Marahui, donde están las tiendas, los que decidieron cerrar de manera preventiva.