Rechazo al plan de condiciones de cuatro bancos acreedores

Dos entidades extranjeras recurrirán el convenio de acreedores de Martinsa Fadesa

El banco japonés Shinsei Bank y el fondo de inversión JER prevén recurrir ante la Audiencia Provincial de A Coruña el convenio de acreedores de Martinsa Fadesa, según informaron fuentes jurídidas.

Estas entidades ya presentaron dos de las cuatro demandas incidentales de oposición que recibió la propuesta de convenio de la inmobiliaria, y que el Juzgado de lo Mercantil de A Coruña desestimó en una sentencia emitida el pasado viernes, 11 de marzo.

En esa misma sentencia el juez mercantil aprobó el convenio de la inmobiliaria, con lo que la firma controlada y presidida por Fernando Martín superó el concurso de acreedores en que estaba inmersa desde julio de 2008, el mayor de la historia empresarial española.

Shinsei y JER mantienen su rechazo al plan de condiciones y plazos de pago que los cuatro principales bancos acreedores de Martinsa diseñaron y presentaron para que la empresa pagara su actual deuda de 6.600 millones de euros, por considerar que no se les puede obligar a canjear deuda por acciones.

No obstante, las fuentes jurídicas consultadas indicaron que la presentación de este recurso contra el convenio no supone la suspensión de su aplicación. Ello dependerá de lo que determine en su momento el juez que tramite el recurso.

Plan de pago de deuda

En virtud del plan de pagos, Martinsa se compromete a abonar su deuda íntegra (sin quitas), pero en un periodo de ocho años, que empezará a contar en 2012.

El convenio incluye la conversión a préstamos participativos del 15% del crédito ordinario y que la amortización en los tres primeros años (2012-2014) será de apenas de entre un 0,25% y un 0,50% del total del pasivo.

Además, contempla la posibilidad de que los bancos canjeen deuda por acciones en el caso de que la inmobiliaria no pague sus deudas en un plazo máximo de diez años (los ocho del convenio más dos ejercicios adicionales).

Martinsa Fadesa cuenta con activos valorados en 7.265 millones de euros para atender a la deuda de 6.600 millones de euros que soportaba a cierre de 2010, según el informe de la empresa que elaboraron los administradores concursales de la inmobiliaria.