La catástrofe más costosa de la historia

Siete claves para entender los efectos económicos de la tragedia japonesa

Además de la pérdida de miles de vidas, la tragedia tendrá un coste económico que algunos analistas han citado en 130.000 millones de euros. Los analistas también han revisado a la baja las previsiones de crecimiento para los próximos trimestres, si bien a medio plazo el esfuerzo de reconstrucción estimulará el crecimiento nipón.

¿Cuál es la magnitud económica de la tragedia?

Además de la pérdida de miles de vidas y sin saber el alcance del problema nuclear, la tragedia japonesa puede convertirse en la catástrofe natural más costosa de la historia. Aunque sea demasiado pronto para estimaciones fiables, algunos analistas apuntan a que el coste podría superar a los de los terremotos de Northridge (California, EE UU) en 1994, que costó145.000 millones de dólares actuales o cerca de 105.000 millones de euros, y de Kobe (Japón) en 1995, con 115.000 millones de dólares de pérdidas.

¿Cuál debe ser el coste del terremoto y del tsunami a la economía japonesa?

Según Barclays Capital y Banco Banif, el coste del terremoto de Japón podría llegar al 3% del Producto Interior Bruto (PIB) del país o unos 130.000 millones de euros. Para alcanzar esa la cifra, es necesario sumar el coste de la destrucción de viviendas e infraestructuras - generada por el terremoto y por la inundación del tsunami - y también el cierre de fábricas y los cortes de suministro eléctrico.

¿Cuándo la actividad económica empezará a sentir los efectos?

El impacto del terremoto sobre la actividad será negativo a corto plazo. Antes, las previsiones eran de una expansión del 1,5% al 2% en 2011. Ahora, los economistas rehacen las cuentas. Para el grupo financiero japonés Nomura, el terremoto debe retrasar la economía un año. JP Morgan han revisado a la baja el crecimiento para el primer trimestre hasta el 1,7% frente al 2,2% anterior. Y para el segundo trimestre la dejan tan solo en el 0,5%, en línea con la idea de Nomura de que el mayor impacto será en el segundo trimestre.

¿Hasta cuando el efecto será negativo?

A medio plazo, la reconstrucción supondrá un estímulo al crecimiento económico japonés. "Aunque provocará un aumento del déficit público y de la deuda, que el Gobierno estaba intentando controlar", afirma el investigador principal de Asia-Pacífico del Real Instituto Elcano, Pablo Bustelo. En 2010, la deuda japonesa alcanzó un 226% del PIB, cifra más alta de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Además, algunas agencias calificadoras ya habían rebajado el rating de Japón a principios de 2010.

¿Qué los japoneses harán con sus ahorros?

Bustelo también llama la atención sobre otro movimiento importante que podría empezar brevemente. "Es de suponer que se repatriarán fondos japoneses hasta ahora colocados en activos en monedas extranjeras. Japón posee 900.000 millones de dólares en títulos del Tesoro de EE UU, lo que tenderá a apreciar el yen". Una fuerte presión de venda de los bonos estadounidenses también generaría una caída del precio de los papeles de EE UU en el mercado internacional.

¿Y las exportaciones japonesas, están en riesgo?

La revalorización del yen perjudicaría directamente las exportaciones. "Habrá un coste, seguramente elevado, para las compañías aseguradoras locales y extranjeras. La interrupción de suministros, especialmente en componentes electrónicos sobre todo semiconductores y automóviles, podrá tener efectos apreciables en el comercio internacional", asegura el experto del Real Instituto Elcano.

¿La crisis del petróleo empeora la situación de Japón?

La tragedia japonesa acontece en un momento económico adverso en especial en el tema energético. Tras los acontecimientos políticos y sociales en el norte de África, la producción de petróleo ha disminuido y los precios han despegado. Para Japón, es una pésima noticia porque el archipiélago importa un 85% de la energía que consume.