Fue el caballero blanco de Hochtief

Qatar Holding, un 'viejo' conocido de ACS

La entrada del emirato de Catar en el accionariado de Iberdrola despierta viejos recuerdos en ACS. La constructora alemana Hochtief ya recurrió a este fondo soberano en su intento de frenar a la compañía presidida por Florentino Pérez. No tuvo demasiado éxito.

Florentino Pérez ha perseguido dos batallas en los últimos años al margen del fútbol y de la consecución de la décima Copa de Europa para el salón de trofeos del Real Madrid. Una es nacional y lleva por nombre Iberdrola. La otra es internacional y se llama Hochtief.

Las similitudes entre ambas son limitadas. Iberdrola es una empresa eléctrica, en la que ACS entró en 2006 con el objetivo teórico de tomar posiciones en el gigante nacional que se crearía con la fusión de la firma vasca y Fenosa, participada por la constructora. El asalto a Hochtief se inició un año después. La compañía alemana era entonces la tercera constructora del mundo y ACS puso sus ojos en ella para aumentar de forma radical el peso de la cartera internacional en sus resultados y dar el salto a Estados Unidos.

Historias paralelas

Pese a estas diferencias, las historias de Iberdrola y Hochtief han ido adquiriendo un tinte más similar con el tiempo. La eléctrica comenzó muy pronto su oposición a los avances de ACS en su capital. Con Hochtief la tensión tardó más en aparecer. Pese a que la amistad nunca fue muy estrecha, fue a mediados del año pasado cuando se detonó el conflicto porque la española decidió lanzar una opa por el 100% de la alemana.

Y ahora llega otro punto en común. En su intento por contrarrestar las intenciones de Florentino Pérez, Hochtief se lanzó a la búsqueda de posibles caballeros blancos, de accionistas que le ayudaran a defenderse de lo que consideró un asalto a su capital. Puso sus ojos en un emirato árabe, Catar. En diciembre del año pasado se firmó la operación. Hochtief amplió capital un 10% para dar entrada a Qatar Holdings , en un triple intento de diluir a la española, encarecer su opa y poner trabas en su camino. Pero el éxito de esta estrategia ha sido muy limitado.

Otra vez el emirato árabe

Poco más de tres meses después de la alianza entre Hochtief y Catar, ahora es otro enemingo de ACS el que pone su mirada en el emirato árabe. Iberdrola acaba de anunciar una alianza estratégica con Qatar Holdings , pero lo importante es que el acuerdo se concreta en la toma de un 6,17% del capital de Iberdrola en una ampliación de capital. Como en el caso de Hochtief y al margen de los propósitos empresariales, se trata de una operación que diluye a ACS y refuerza la posición de Iberdrola con accionistas amigos.

Es cierto que la alianza anunciada esta mañana supone un salto cualitativo en la relación entre Iberdrola y Catar, pero fuentes de la eléctrica nacional recuerdan que su amistad no es nueva. El contacto de Iberdrola con el emirato se remonta a 2007, cuando la española, a través de su filial de ingeniaría y construcción, se adjudicó la construcción de una central de ciclo combinado de 2.000 megavatios en la localidad catarí de Mesaieed. La puesta en marcha fue hace menos de un año.

El conocimiento, por tanto, se remonta "a hace tiempo", según las mismas fuentes, y ahora se ha dado un paso más y Catar ha decidido invertir en Iberdrola "como hace en otras empresas y entidades financieras de primer nivel".

Desde este prisma, las similitudes con Hochtief son una mera coincidencia.