Asume que ninguna de las empresas genera caja

Shelby Financial descarta invertir en Nueva Rumasa

El gestor de fondos Shelby Financial Group descarta cualquier inversión en Nueva Rumasa. Después de tener acceso a nueva documentación, la firma estadounidense ha decidido abandonar ya que ninguna de las empresas es capaz de generar caja ni a corto ni a medio plazo.

Manifestación de los trabajadores de Nueva Rumasa
Manifestación de los trabajadores de Nueva Rumasa

Era una de las opciones de los Ruiz-Mateos para tratar de salir de la crisis en la que están inmersas sus empresas. Pero ha quedado en nada. El gestor de fondos estadounidense Shelby Financial Group descarta cualquier tipo de inversión en Nueva Rumasa.

"Me siento frustrado y decepcionado", asegura Pedro Asensio, el representante de la firma de Florida en España. "Llevamos trabajando con ellos desde el pasado mes de octubre y ahora nos han vuelvo a cambiar de escenario, son demasiados cambios y hemos decidido desistir", asegura.

Asensio explica que en los últimos días han analizado nueva documentación "de una decena de empresas de Nueva Rumasa" y que los datos "son concluyentes". "Ninguna de ellas genera flujo de caja, hace unos meses nos decían que las empresas estaban auditadas y ahora resulta que tanto las pérdidas como la deuda que figura en la documentación son completamente diferentes", argumenta el responsable de Shelby. "Si desde el principio, en octubre, nos hubieran planteado un escenario realista habríamos actuado de otra forma, porque nuestro interés era muy serio".

En concreto, el objetivo de Shelby Financial Group era inyectar hasta 400 millones de euros en Nueva Rumasa. Una operación que se habría realizado a través de un sale & leaseback, es decir, la venta con opción de recompra a 20 o 25 años de la mayor parte de los inmuebles que integran Nueva Rumasa. Por eso, la generación de caja de forma continuada a largo plazo era un requisito indispensable.

El pasado mes de enero, la empresa de los Ruiz-Mateos, reconoció que mantenía negociaciones con Shelby Financial Group. Entonces, la cifra que estaba sobre la mesa eran unos 200 millones de euros.

En principio, la compañía estadounidense se planteó dejar a los Ruiz-Mateos continuar al frente del día a día de las sociedades. Sin embargo, después de reconocer la situación insostenible en la que están las empresas, vincularon cualquier inversión a tomar un papel activo en la gestión.

"No han tenido capacidad de reacción", asegura Pedro Asensio. "De hecho, llegamos a plantearles la entrada en el accionariado de fondos de inversión y llegamos a hablar con una multinacional láctea, pero ante los datos que hemos visto hemos decidido retirarnos, no hay vuelta atrás", reiteran.

Los sindicatos plantan a la empresa

Nueva Rumasa convocó el viernes a los presidentes de todos los comités de empresa de sus compañías. Aseguraban que se trataba de una reunión "urgente y de última hora" ante la manifestación que los trabajadores de las sociedades de los Ruiz-Mateos tenían prevista para este sábado. La convocatoria tiene como objetivo exigir el mantenimiento de la actividad y el cobro de los más de seis millones de euros que, según afirman, les adeuda el grupo en salarios atrasados. Tanto UGT como CC OO interpretan la convocatoria como una "maniobra con el objetivo de desactivar la movilización", por lo que decidieron no acudir a la reunión prevista en el domicilio de la familia Ruiz-Mateos.

"Desde UGT hemos pedido a nuestros representantes que no acudan a la reunión; lo que quieran decir que nos lo transmitan a nosotros", indicó un portavoz de la organización sindical. Ante la manifestación, Nueva Rumasa solo afirma que, por el momento, no han "despedido a nadie".