España defendía hasta ahora la vinculación al IPC

Zapatero acepta la petición alemana de ligar salarios a productividad

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha escrito una carta al presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en la que respalda ajustar los salarios a la productividad, una de las medidas incluidas en el Pacto por el Euro a petición de Alemania.

El presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso y el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, al final de una cumbre extraordinaria de la UE que debatió la crisis libia.
El presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso y el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, al final de una cumbre extraordinaria de la UE que debatió la crisis libia.

España ha cedido ante la exigencia alemana de ligar la evolución de los salarios a la productividad para contener la inflación. En la misiva enviada a Van Rompuy, Zapatero señala que "debemos centrarnos principalmente en eliminar las rigideces de las economías de las economías domésticas. Esto implica prestar atención al mercado laboral, alineando salarios y productividad, e incrementando la empleabilidad y la formación de nuestra fuerza laboral".

El presidente del Gobierno sostiene además que "la apertura de los sectores protegidos es de vital importancia" y aboga por una "mayor liberalización de sectores muy vinculados al conjunto de la economía, como los servicios profesionales, el de energía o el de la economía digital".

Punto caliente de la negociación colectiva

Hasta ahora España siempre había defendido vincular la subida de los salarios al IPC previsto para mantener el poder adquisitivo de los españoles y estimular el consumo. Es más, el Gobierno prefería flexibilizar los salarios antes que suprimir la indexación al IPC, lo que había generado un debate en el arranque del año.

El propio Banco de España se mostraba partidario de la propuesta de la canciller alemana, Angela Merkel, y llegó a asegurar que ligar los salarios al IPC supone un "obstáculo" para la recuperación. El ministro de Trabajo se afanó en explicar que el gobierno también tenía en cuenta la productividad a la hora de negociar los sueldos, pero Valeriano Gómez indicó que el papel de la productividad debe verse en el ámbito de cada empresa, donde se dan situaciones concretas. Sindicatos y patronal se pronunciaron a favor del Gobierno y defendían el modelo de revisión salarial español frente al "grave error" y al "cambio radical" de la propuesta de Merkel.

La medida anunciada hoy por el presidente es una vieja reclamación de Anfac, la patronal española de los fabricantes de automóviles. Su presidente (y también presidente del consejo de administración de Seat, Francisco García Sanz, ha reclamado en numerosas ocasiones esta medida, o, incluso, que los trabajadores puedan participar en el beneficio operativo de la compañía. Seat, de hecho, ha propuesto en numerosas ocasiones que la retribución variable no sea exclusiva de los directivos.

Desde Moncloa insisten en que el ajuste de los salarios es responsabilidad de la negociación colectiva entre patronal y sindicatos, que tienen de plazo hasta el 19 de marzo para lograr un acuerdo. Si los interlocutores sociales pactan reforzar la negociación colectiva a nivel de empresa, se podrá cumplir el objetivo de mejorar la relación entre salarios y competitividad, según las fuentes.

El Pacto por el Euro obliga a Zapatero y al resto de líderes de la eurozona a anunciar nuevas medidas para impulsar la competitividad en la cumbre del 24-25 de marzo. Durante la cumbre de la eurozona que se celebra este viernes, Zapatero defenderá facilitar la flexibilización del fondo de rescate para los países con problemas de deuda y reforzar su capacidad financiera, así como reducir los tipos de interés para Grecia e Irlanda. Esta demanda choca con la resistencia de Alemania y otros países como Austria o Países Bajos.