Veta el sistema judicial propuesto por la CE

El Tribunal Europeo cuestiona el proyecto de patente sin el español

El Tribunal de Justicia Europeo vetó ayer la creación de un órgano jurisdiccional extracomunitario para resolver los conflictos ligados a la futura patente europea. El dictamen supone un varapalo para el proyecto de Bruselas de crear una patente europea en tres lenguas.

El caso ha concitado durante más de año y medio la atención de los servicios jurídicos de la Comisión Europea, del Consejo Europeo, del Parlamento Europeo y de 21 de los 27 Gobiernos europeos, entre ellos el español. Y ha tenido que dirimirlo el pleno del Tribunal de Justicia, tras escuchar a puerta cerrada a ocho de sus Abogados generales.

El resultado, un breve dictamen, leído ayer en Luxemburgo, que declara incompatible con el Derecho comunitario la creación de un Tribunal de Patentes.

Bruselas quería conceder a ese nuevo órgano jurisdiccional la competencia exclusiva para resolver los litigios relacionados con la futura patente europea. El nuevo tribunal completaba el polémico proyecto del comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier, de establecer una patente europea emitida solo en tres lenguas (inglés, francés y alemán).

Pero los jueces europeos dictaminaron ayer que ese nuevo organismo invadiría tanto las competencias de los tribunales nacionales como las del europeo. Empresas y particulares perderían, además, la posibilidad de reclamar daños en caso de que ese tribunal extracomunitario cometiera una infracción.

El dictamen tiene carácter vinculante, por lo que el acuerdo internacional para crear el Tribunal de Patentes (que Bruselas se proponía negociar con los países europeos no pertenecientes a la UE) no podrá entrar en vigor a menos que se modifique sustancialmente. Sin ese tribunal, el proyecto de patente trilingüe puede resultar inviable.

España, que junto a Italia lidera la oposición al proyecto de Bruselas de crear una patente trilingüe (inglés, alemán y francés), celebró ayer como una victoria propia el dictamen judicial.

"Es una buena noticia para España", señaló Diego López Garrido, secretario de Estado para Asuntos Europeos, quien se mostró dispuesto a seguir negociando para lograr un acuerdo unánime sobre una patente europea "con un régimen lingüístico que no discrimine al español ni a las empresas españolas".

Durante el juicio, según recoge el dictamen, la abogada del Estado español rechazó la creación del nuevo órgano jurisdiccional en base al monopolio jurisdiccional del Tribunal de Justicia europeo y a la falta de control sobre las posibles infracciones del Tribunal de Patentes.

A favor del nuevo tribunal se pronunciaron los gobiernos de Alemania, Reino Unido, Holanda, Polonia, Portugal, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Rumanía, República Checa y Eslovenia.

Barnier afirma que seguirá adelante

El departamento de Michel Barnier, comisario europeo de Mercado Interior, encajó ayer con aparente tranquilidad el veto a la creación de un Tribunal de Patentes y se mostró dispuesto a seguir adelante con su intención de crear una patente europea con un régimen lingüístico restringido.

El equipo de Barnier espera obtener mañana mismo el visto bueno del Consejo Europeo para poner en marcha un proyecto de cooperación reforzada que establecerá la nueva patente sin la participación de países como España e Italia.

"No hay razón legal para que el Consejo no autorice esa cooperación para crear una protección unitaria de las patentes", señaló ayer el departamento de Barnier. El comisario parece disponer de votos suficientes para lanzar el proyecto porque todas las capitales, salvo Madrid e Italia, se han mostrado dispuestas a participar. El Parlamento Europeo también ha dado su aquiescencia.

Aun así, el secretario de Estado para Asuntos Europeos, Diego López Garrido, aseguró ayer que "no puede haber patente europea sin establecer un sistema de resolución de litigios compatible con los Tratados". España ha advertido, en todo caso, que está dispuesta a impugnar ante Luxemburgo el reglamento de la patente si sale adelante.

1.200 litigios

La fragmentación del sistema de litigios en patentes supone un coste para las empresas europeas de hasta 289 millones anuales, según un estudio encargado por la CE. Solo los títulos emitidos por la Oficina de Patentes de Múnich generan 1.200 pleitos al año.