Suspendidas de cotización

Iberdrola quiere recomprar Renovables con un descuento del 44% frente al precio de la OPV

La CNMV ha suspendido de cotización Iberdrola y de Iberdrola Renovables. La utility presidida por Ignacio Sánchez Galán se fusionará con su filial.

Salida a Bolsa de Iberdrola Renovables
Salida a Bolsa de Iberdrola Renovables

En torno a las 16.30 horas, la CNMV ha decidido suspender de negociación las cotizaciones de Iberdrola e Iberdrola Renovables. A las 16.45, Iberdrola ha anunciado su intención de fusionarse con su filial de energía verde, en la que controla el 80% del capital. A cambio, los accionistas minoritarios de la filial recibirán 0,4989 accionistas de la matriz por cada título en su poder. Esto supone valorar cada acción de Renovables a 2,978 euros, lo que supone un descuento del 43,8% respecto a los 5,3 euros por acción a los que Iberdrola la colocó en diciembre de 2007.

La compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán asegura en el hecho relevante que el precio de valoración supone una prima del 16,7% respecto a la cotización media de Renovables en los últimos seis meses. Igualmente, la relación de canje supone una prima del 8,8% respecto a la última cotización de la filial, de 2,736 euros por acción. Pero aquellos inversores que acudieron a la Oferta Pública de Suscripción (OPS) de Iberdrola Renovables de diciembre de 2007 registrarán unas fuertes minusvalía latentes respecto al precio de colocación.

Los accionistas de Iberdrola Renovables no podrán oponerse a la operación, puesto que será decidida por ambas juntas de accionistas. Simplemente, recibirán las acciones de Iberdrola en lugar de las de Renovables. Es la misma fórmula que empleó Telefónica para absorber Terra en 2005. No obstante, en un comunicado, la matriz que controla el 80% del capital de la filial, asegura que van a iniciarse "las negociaciones entre ambas empresas de cara a cerrar una fusión por absorción".

MÁS INFORMACIÓN

IBERDROLA 9,31 -0,32%

Iberdrola, en la presentación de la operación enviada a la CNMV , asegura que la operación es atractiva para los accionistas de Renovables. Una de las razones que aduce es que el accionista seguirá apostando por las energías renovables a través de una acción con mayor liquidez y una rentabilidad por dividendo superior. Afirma además que los accionistas "mantendrán la diversificación de los riesgos de negocio mientras mantienen las mismas oportunidades de la diversificación geográfica".

Dividendo

Uno de los puntos clave de la operación será la distribución por parte de Renovables de un dividendo de unos 1,19 euros por acción, previamente a que se ejecute la ecuación de canje. Sin embargo, este dividendo no implicará una mejora del dinero efectivo que recibirán los accionistas de Iberdrola Renovables. Si finalmente lo distribuye, la ecuación de canje quedará reducida a 0,2994 acciones o, lo que es lo mismo, a 1,79 euros por acción, según el último precio de la acción. La ventaja de este dividendo radica en que no estará sometido a retención, "al ser contra prima de emisión".

El mercado especula con que uno de los motivos para realizar esta fusión sería diluir la participación de ACS en Iberdrola, si bien el efecto en la partipación del grupo constructor presidido por Florentino Pérez sería mínimo, pues se reducirá menos de dos puntos porcentuales. Desde ACS, han declinado hacer comentarios "de momento" sobre este movimiento de Iberdrola.