La filial ha caído el 48,4% desde su salida a Bolsa

El paso de Iberdrola Renovables por los parqués no ha sido precisamente plácido. La filial salió a cotizar a 5,3 euros el 12 de diciembre de 2007. En el momento de la suspensión decretada por la CNMV, el precio estaba en 2,74 euros.

La relación de la filial de renovables de Iberdrola con los inversores ha sido difícil. La filial salió a cotizar en diciembre de 2013 a un precio de 5,3 euros. Poco más de tres años después, la compañía presenta un precio de 2,736 euros por acción, lo que supone un retroceso del 48,4%.

La compañía apenas registró un saldo favorable a cierres del primer año. En esas dos semanas escasas, el valor se revalorizó el 6,6%. El año siguiente no fue tan beneficioso para la cotización. 2008 acabó, e Iberdrola Renovables valía ya el 46,02% menos respecto respecto a 12 meses antes. EL precio, por aquel entonces, ya estaba en algo más de tres euros.

El ejercicio 2009 sería el único en que la filial lograría subir su cotización, aunque quedó lejos del cierre de 2007. Los 3,29 euros de precio conque cerró el año apenas supusieron un avance del 9,6%. Y más, teniendo en cuenta que el año pasado la acción volvió a retroceder el 19,4%.

En lo que llevamos de año ha remontado un 3%.

En lo que respecta a los resultados, 2010 fue difícil para Renovables. La compañía logró un beneficio neto de 360 millones de euros, un 3% menos que en el año anterior. Eso sí, el Ebitda subió el 9,8% hasta 1.455 millones, y el negocio renovable, excluido el gas, registró un buen comportamiento, con un beneficio neto de 380,4 millones de euros, el 15,5% más. La compañía decidió mantener el dividendo .

En 2010 llovió sobre mojado, porque los resultados ya habían experimentado un retroceso del 4,9% respecto del ejercicio anterior. En 2009, el grupo había ganado 371,1 millones debido al peor comportamiento del negocio español. En 2008, eso sí, triplicó las ganancias respecto a 2007.