Máximos históricos

La rebaja de la deuda de Grecia afecta al resto de países periféricos

Moody's ha degradado la calificación de la deuda de Grecia por las dudas a que cumpla los compromisos adquiridos durante el rescate financiero de la UE y el FMI. El miedo al efecto dominó ha vuelto y los bonos portugueses e irlandeses a 10 años sufren las consecuencias hasta llegar a máximos históricos.

Las agencias de calificación ha vuelto a insinuar la incertidumbre sobre la capacidad crediticia de uno de los países con índices más altos de riesgo país. En este caso, Grecia, cuyo bono se ha disparado casi 10 puntos básicos hasta llegar al 12,3%, máximo desde enero. Consecuencia: el bono portugués también se resiente, subiendo por encima de los 10 puntos básicos para alcanzar una rentabilidad de 7,6% la más alta en 14 años.

"La rebaja de la deuda soberana de Grecia y el aumento de la rentabilidad de los bonos de los países periféricos anuncia que habrá mas bajadas de la calificación de la deuda de estos países" vaticinan desde Rabobank Groep.

El bono irlandés también ha llegado a cifras record. Lo que ha llevado a la recién elegida coalición de gobierno entre el Fine Gael y laboristas a anunciar reformas legales en su sector financiero para atajar unos niveles de riego pais que ha definido como "insostenibles". Los bonos irlandeses han subido hasta máximos de antes de la creación del euro en 1999. La rentabilidad que los inversores le exigen le ha disparado durante la sesión de hoy hasta los 9,47%.

El bono español apenas ha notado las turbulencias, con una subida de sólo un punto básico. El diferencial con el bono alemán ha bajado hasta los 209 puntos básicos.