John D. Rogers. Presidente y consejero delegado de CFA Institute

"El avance en regulación financiera es insuficiente"

"El avance en regulación financiera es insuficiente"
"El avance en regulación financiera es insuficiente"

La excelencia en la inversión financiera. Ese es el objetivo de CFA Institute, la asociación de profesionales de la inversión que otorga la designación CFA (Chartered Financial Analyst), un reconocimiento internacional de máxima capacitación y calidad en la práctica de inversión. El presidente de la institución, John D. Rogers, analiza la situación actual de mercado.

¿Cuál es el papel de los especuladores en la formación de precios de activos?, ¿son un elemento distorsionador?

De una manera o de otra, toda inversión es una forma de especulación, porque el futuro siempre es incierto y lleva riesgos aparejados. Solo cuando no hay un análisis cuidadoso, cuando no se ha creado una base sólida para la inversión, es cuando podemos hablar de especulación pura. Hay algunas prácticas así, como las ventas cortas descubiertas naked short selling, posiciones bajistas sin tener el valor que son muy dañinas y deberían estar prohibidas. Pero, aparte de esas prácticas, se debería permitir el acceso al mercado de toda clase de inversores para ayudar a una correcta formación de precios.

"Ya hay leyes suficientes, lo que falta es dinero para hacerlas cumplir"

¿Qué opina sobre productos como los CDS (credit default swap), donde se descuenta más riesgo de suspensión de pagos para España que para muchas economías emergentes?

No hay ningún problema con el mercado de CDS. Sí, es curioso que, por ejemplo, algunos países suramericanos tengan unos diferenciales de CDS más ajustados que el que pueda tener España. Pero creo que los emisores de bonos deben aceptar que ese es el juicio que el mercado hace de su situación. El mercado de CDS sirve tanto para cubrir un riesgo expreso, como para valorar la capacidad de un emisor para afrontar sus obligaciones. En estos momentos, el mercado de CDS es muy profundo y muy líquido y parece estar funcionando correctamente.

¿Cuál es su visión sobre las reformas del mercado financiero?

CFA ha elaborado un documento con recomendaciones para el sector financiero que enviamos a las autoridades de Europa y EE UU. Desde un punto de vista general, el primer paso es reforzar toda la regulación ya existente. Eso, por diversas razones, no se ha hecho todo lo agresivamente que era preciso. Hay leyes, lo que falta es dinero para hacerlas cumplir. En otros casos, lo que ocurre es que la relación entre el Gobierno y la industria es demasiado cercana: aunque haya un crimen, nadie va a prisión. Otro área importante es la que se refiere al mercado OTC over the counter, transacciones de activos fuera de mercados organizados y sin difusión de información. Los derivados OTC son un problema, por motivos de liquidez, riesgo de contraparte y falta de estandarización. Los derivados OTC deberían, en la medida de lo posible, negociarse en mercados organizados y de forma estandarizada.

¿Diría que los reguladores han escuchado sus propuestas?

Sí... pero no de una forma muy cuidadosa. Hay pasos en la buena dirección, como los criterios de Basilea III o la nueva directiva MiFID. Pero, en general, el avance en la reforma financiera no es suficiente y se ha hecho de forma muy diluida a causa de fuerzas que se oponen a una regulación más dura. En lo que CFA insiste es que es necesario restaurar la confianza en el mercado. Pero no se puede confiar todo al Gobierno, a las autoridades públicas. Somos los miembros de la industria los que tenemos que dar el primer paso para restaurar esa confianza.

¿Como experto, qué consejos daría a aquellos que quieran dedicarse a la inversión financiera?

Aparte de conseguir el título CFA, tienen que amar su trabajo. Invertir no se trata de hacer dinero, sino de prestar un servicio a gente a la que se ayuda a lograr una independencia financiera. Hay que escuchar al cliente y también hacer una investigación adecuada que cree una base sólida para tomar decisiones.