Banesto ganará cuota con la reestructuración del sector

El crédito promotor estrecha el cerco sobre las cajas gallegas y castellanas

La alta exposición de Novacaixagalicia y Caja Duero-España al crédito a promotores condicionará su futuro. Las fusiones tradicionales de cajas impulsadas en Galicia y Castilla y León conocerán en cuatro días el capital adicional que deberán recabar. Sus inversiones ligadas al ladrillo pesarán en la factura final.

El próximo jueves el Banco de España establecerá las necesidades adicionales de capital del sector financiero español. El nivel de solvencia, su liquidez y su exposición al ladrillo serán determinantes para fijar los fondos adicionales que tendrá que captar cada entidad financiera.

Dos de los grupos que deberán presentar un plan específico de recapitalización son Novacaixagalicia y Caja Duero-España. En ambos casos, las inversiones ligadas a construcción y promotores jugarán en su contra.

En el caso de la gran caja de Castilla y León, la entidad ocupa el peor puesto de todo el sector en cuanto al porcentaje de créditos privados vinculados a promotores: un 31,3% del total, frente al 19,4% de media, según los datos de las entidades recogidos en un informe elaborado por Bank of America Merrill Lynch.

Las firmas de análisis vaticinan que la guerra del pasivo terminará durante 2011

En términos absolutos, la entidad presidida por Evaristo del Canto tiene concedidos más de 8.000 millones de euros a empresas constructoras, aunque el 30% de este montante no está directamente ligado a la promoción inmobiliaria.

Novacaixagalicia tiene el 21,8% del crédito privado vinculado con el ladrillo, ocupando la sexta posición entre 17 entidades. En su caso, el dato más preocupante de su exposición inmobiliaria es el ratio de morosidad. En crédito a promotores es del 22,7%, frente al 17,8% de media entre las cajas.

Ambas entidades llevan semanas estudiando las mejores alternativas para obtener capital adicional. Caja Duero-España mantiene conversaciones para integrarse en la alianza de cajas Banco Mare Nostrum, aunque mantiene la puerta abierta a una fusión con Unicaja. Mientras, Novacaixagalicia aún tiene que decidir si recurre al capital público para financiarse, busca inversores privados o se integra con otras cajas.

En este río revuelto, los bancos saldrán beneficiados, a decir de los analistas de Bank of America Merrill Lynch. De acuerdo con un informe divulgado el viernes, "los bancos cotizados seguirán ganando cuota de mercado a costa de las cajas". Estos expertos consideran que Santander "participará en el proceso de reestructuración del sistema a través de Banesto". En conjunto, todos los bancos se beneficiarán del proceso.

Otro banco estadounidense, Citigroup, vaticinaba el viernes que la guerra del pasivo remitirá durante 2011, lo que favorecerá la recuperación de los márgenes de intereses de bancos y cajas españoles.

Cuánto vale una caja de ahorros

La gran incógnita que sobrevuela sobre las cajas españolas es cuánto valdrán cuando salgan a Bolsa. El servicio de análisis de Citigroup ha tratado de dar respuesta a esta pregunta, o al menos, acotarla. Según estos expertos, el valor en Bolsa de la banca mediana española y de los

Banco Popolari italianos (de carácter cooperativo) debería servir como referencia. Las cuestiones claves a analizar son "el tamaño de la entidad, la calidad de los activos, su gobierno corporativo, el perímetro de sus activos que cotizará, así como sus niveles de capital y liquidez".

En todos estos ámbitos La Caixa ha marcado el camino. Su nueva filial cotizada, Caixabank, es una de las mayores firmas del sector (tan solo por detrás de Bankia, el grupo liderado por Caja Madrid y Bancaja). Además de contar con buenos niveles de solvencia y liquidez, la entidad ha dejado fuera de su perímetro todos los activos inmobiliarios, para tranquilizar a los inversores.

Citigroup estima que la valoración razonable de las cajas en Bolsa es de entre 0,35 y 0,7 veces su valor en libros. La Caixa ha valorado su negocio bancario, libre de ladrillo, con un descuento del 20%, lo que supone una relación respecto al valor en libros de 0,8.

La firma destaca que uno de los factores que los mercados deberán vigilar estrechamente son las futuras políticas de concesión de créditos. "Si las cajas están ahora limpiando sus balances de cierto tipo de activos es porque sus criterios para prestar fueron muy laxos y ahora deberán demostrar al mercado que pueden poner en marcha criterios más estrictos", apunta el análisis de Citigroup.

La cifra

31,3% de los créditos de Caja Duero-España están ligados al sector inmobiliario.