¿A quién temen los mercados?