Los auditores son ahora los interlocutores con el Banco de España

La ruleta rusa de los créditos a promotores de la banca

Mañana viernes las entidades financieras deberán entregar las auditorias de sus datos sobre liquidez, core capital y riesgo inmobiliario. Tras analizar estos datos el Banco de España comunicará el 10 de marzo las necesidades de capital de cada una. Inicialmente el Gobierno las ha fijado en 20.000 millones.

Varias entidades financieras, y sobre todo los auditories, se sorprendieron hace unas semanas al conocer el criterio establecido por el Banco de España para analizar si los créditos a promotores y constructores, los de mayor riesgo y los que ahora son objeto de auditoría, están bien o mal clasificados por la banca en general y por las cajas de ahorros en particular. Los auditores, que son ahora mismo los interlocutores entre las entidades financieras y el Banco de España, deben elegir aleatoriamente 25 créditos a promotores, aunque entre ellos aparezcan algunos de un solo cliente. Con que haya únicamente uno mal calificado, el auditor deberá revisar y volver a auditar todos los créditos de esa entidad financiera de nuevo.

Esos son los deberes que ha impuesto el supervisor a las firmas auditoras y a la banca para comprobar y demostrar que todos los préstamos auditados están correctamente. No puede haber margen de dudas. La credibilidad del sistema financiero está apoyada en esto ejercicios de transparencia de los que días después, el 10 de marzo, saldrán las necesidades de fondos de bancos y cajas para cumplir con las nuevas ratios de core capital exigidas por el Gobierno. Estas exigencias están trayendo a bancos, cajas y auditores de cabeza. De estas auditorías, de hecho, dependerán que algunas cajas necesiten más o menos capital del previsto por ellas, y las fórmulas para lograrlo. FROB o capital privado. Uno de los criterios más empleados para hacer este test sobre el riesgo inmobiliario es, según señalan varias fuentes financieras, elegir los primeros 25 créditos a promotores, o uno sí y otro no. Hace unas semanas, cuando se publicaron los riesgos inmobiliarios de cada entidad financiera en un ejercicio de transparencia sin precedentes impuesto por el Banco de España, parece que se detectaron algunos errores en la clasificación de estos créditos por parte de ciertas cajas de ahorros. O por lo menos eso aseguraban varias fuentes financieras, razón por la que el Banco de España quiere ser tan estricto con las auditorias de estos activos.

Mañana el Banco de España reunirá a los miembros de la comisión ejecutiva y a su consejo de Gobierno para analizar y debatir los datos entregados por todos los bancos, cajas y cooperativas de crédito del país. En esta reunión extraordinaria está previsto que se apruebe la circular sobre recursos propios en la que se especificará que entra y que no entra en el cálculo del capital mínimo de las cajas sobre sus activos ponderados por riesgo. Esta circular es parte del desarrollo del real decreto ley de recapitalización de las entidades financieras. Este decreto aprobado por el Gobierno el pasado 18 de febrero no ha sido consensuado por el PP. El Gobierno y las cajas esperan que al final este partido se sume al acuerdo. +

No en vano, el nuevo director general de la CECA, José María Méndez, que se estreno en este puesto la semana pasada tras jubilarse José Antonio Olavarrieta, se está empleando a fondo para conseguir este consenso. PNV y CiU ya dieron su apoyo a esta normativa. Que Galicia, gobernada por el PP, y cuya única caja Novacaixagalicia, cuya situación financiera es una de las más débiles del sector, obtenga alguna de las reclamaciones que la Xunta pide para la entidad y que a su vez está negociando con el Banco de España puede influir en la balanza, explican varias fuentes políticas y del sector. Estas mismas fuentes recuerdan que CiU logró que sus reivindicaciones se recogieran en el decreto.