El banquero de los pobres acusado de irregularidades

El premio Nobel Yunus expulsado del banco que fundó

El premio Nobel de la Paz bangladesí, Mohammed Yunus, ha sido despedido del Grameen Bank, entidad que fundó en el años 2000 y que tiene como principal actividad la concesión de microcréditos. El llamado `banquero de los pobres' está acusado de irregularidades en su gestión.

El banquero de los pobres recibe el Premio Nobel de la Paz
El banquero de los pobres recibe el Premio Nobel de la Paz

El Banco Central de Bangladesh ha sido quién ha anunciado el cese de Yunus como Director gerente del Grameen Bank . El comunicado del organismo se ha producido a raíz de las denuncias de irregularidades en la entidad financiera. Más concretamente, la acusación se basa en las denuncias de un documental noruega que hace un año publicito que el Nóbel llevaba a cabo prácticas ilegales para evadir impuestos y evadir fondos destinados originariamente a la concesión de microcréditos.

Con todo, la entidad ha asegurado que Yunus "no está despedido. Hay que ver la validez legal de la medida" del Banco de Bangladesh, ha asegurado la directora del Yunus Center, Lamiya Morshed, quien añadió que los abogados estaban examinando la comunicación de la entidad central. Además, han añadido que "de acuerdo con los asesores legales del Banco, el fundador del Grameen Bank y premio Nobel, el profesor Mohamad Yunus, continúa en su puesto".

En el cese de Yunis ha tenido una postura decisiva el Gobierno de Bangladesh, que a pesar de que públicamente no se ha pronunciado, ha utilizado el 25% del capital del banco que tiene en su propiedad para presionar a la dirección de la entidad y conseguir así expulsar al inventor de los microcréditos. Presiones que según diversas fuentes, venían produciéndose desde el momento de la emisión del reportaje.

Cabe destacar, que a pesar de las acusaciones, una investigación del gobierno de Noruega sobre las denuncias no encontró ninguna evidencia de prácticas corruptas. Sin embargo, Yunus ha sido citado a comparecer en tres juicios separados en Bangladesh. La época en la que este era alabado por gobernantes de medio mundo parece haber terminado.

Por su parte, el banquero ha negado todas las acusaciones y ha advertido de que detrás se esconde una represalia promovida por políticos en ejercicio a los que el líder bengalí ha tachado en repetidas ocasiones de corruptos y por su conato de encabezar una formación electoral, empeño que no llegó a consumar. La entidad que ha presidido hasta hoy cuenta con 2.500 sucursales y 8.700 millones de dólares concedidos en préstamos con una tasa de morosidad que no supera el 2%.