Denuncia ante la CMT

Telefónica pide la paralización de la red de fibra de Viladecans

Telefónica ha puesto su maquinaria jurídica en marcha ante la CMT para paralizar el despliegue de la red de fibra que proyecta el Ayuntamiento de Viladecans, en Barcelona, por utilizar ayudas públicas y perjudicar la competencia. Este municipio tiene un acuerdo con Orange para dar servicios de alta velocidad desde esta red.

La denuncia ante la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) es de noviembre del año pasado y los motivos son muy claros para Telefónica. El Ayuntamiento de Viladecans, en Barcelona, está desplegando una red de fibra óptica que "está afectando a la competencia en dicha zona al estar utilizando ayudas públicas en su prestación", dice la operadora, según revela una resolución del último consejo de organismo regulador.

El municipio catalán es uno de los muchos en España que ha decidido no esperar a que la iniciativa privada lleve la banda ancha a altísima velocidad de la fibra a los vecinos y las empresas del lugar y ha diseñado una red municipal que luego pueda ser explotada por cualquier operador que lo pida. Se trata de un operador neutro, como el que hay en el Principado de Asturias, al que todos tienen acceso.

A diferencia de otros ayuntamientos, sin embargo, Viladecans ha dado un paso más. El municipio ha firmado un convenio con Orange para que puedan conectarse a la red más de 2.600 hogares, que dispondrán de un acceso a 50 megas simétrico, tarifa plana de llamadas y televisión digital por 44,95 euros al mes en un primer momento. También la operadora Adamo tiene un acuerdo con el consistorio, aunque algo distinto del de Orange.

Sin entrar en detalles pormenorizados del porqué de la denuncia, la CMT desvela que Telefónica quiere frenar la red de Viladecans. "En su escrito, Telefónica solicita que esta comisión intervenga [...] y determine que la actuación del Ayuntamiento de Viladecans en relación con el despliegue de una red de fibra óptica está afectando a la competencia al estar utilizando ayudas públicas, por lo que pide que se imponga a dicho ayuntamiento condiciones especiales que garanticen la no distorsión de la libre competencia en su ámbito geográfico". Pero, sobre todo, Telefónica pide que "se adopte como medida cautelar la suspensión del despliegue de la red de fibra óptica proyectada por el mencionado ayuntamiento, así como de la posterior prestación de servicios de comunicaciones electrónicas hasta la resolución del procedimiento administrativo para garantizar la eficaz intervención de esta comisión".