El expediente al Tribunal Superior de Baleares

Fianza de 1,6 milones a Jaume Matas por el caso 'Palma Arena'

El juez José Castro ha impuesto la fianza civil de 1,6 millones que pidió la Fiscalía para el ex presidente balear Jaume Matas por su implicación en la pieza separada que investiga el proyecto de una ópera en Palma concedido a Santiago Calatrava y enviará el caso al Tribunal Superior de Baleares.

En su auto, de 110 páginas, el juez ha dictado también el sobreseimiento de la causa para los arquitectos del Govern Pilar Mesquida y Alex Reynés, a los cuales se les había imputado como firmantes de sendos informes que defendían la contratación de Calatrava para el proyecto de reforma de la bahía de Palma.

Castro pide en su auto al Parlament balear que certifique que el exconseller de Cultura y Educación Francesc Fiol es diputado de la Cámara y señala que, en cuanto se reciba esta información, se dictará una exposición razonada al Tribunal Superior de Justicia proponiendo que asuma la competencia de la pieza.

Tras la declaración judicial de Fiol el pasado 11 de febrero sobre este asunto, el juez Castro rechazó inhibirse y remitir la pieza al TSJIB al no haber hecho la "valoración formal" de la comparecencia, por lo que tampoco acordó "diligencia alguna" respecto a ella.

No obstante, sí apuntó que si al estudiarla valoraba "un resultado incriminatorio" contra el parlamentario procedería a elevar la causa al TSJB dado su aforamiento, tal y como finalmente hará.

En ese momento, tanto la Fiscalía como la acusación particular barajaban pedir ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares una fianza civil también para el exconseller.

El juez Castro ha decidido pedir a Matas la misma cantidad que había solicitado en su día la Fiscalía, tras escuchar las declaraciones de los arquitectos autonómicos, de Fiol y del propio Calatrava, ya que tanto los fiscales como la acusación particular consideran a Matas responsable de un "montaje" urdido con la intención de sacar rédito político.

Matas, que acudió a declarar la pasada semana por esta pieza, defendió la "decisión política" que tomó en la legislatura pasada de "adquirir un Calatrava", en referencia al anteproyecto que encargó a este arquitecto por 1,2 millones y por el que se le imputan los delitos de prevaricación, fraude y malversación.

El ex presidente señaló entonces ante el juez que el proyecto no tenía un fin electoralista y que lo volvería a hacer, ya que no se arrepiente de ello: "Decidimos adquirir un Calatrava y un Calatrava es algo único en el mundo", insistió Matas el día de su declaración.