Redujo el beneficio un 30,6% en 2010

CatalunyaCaixa precisará hasta 1.700 millones en su nueva recapitalización

CatalunyaCaixa precisará entre 1.500 y 1.700 millones de euros en la nueva recapitalización que ha de afrontar este año, según calculó hoy el director general, Adolf Todó. La entidad ganó 109,1 millones de euros en 2010, resultado de un beneficio de 76,6 millones de euros (un 30,6% menos que el año anterior) más un efecto fiscal de 32,5 millones, correspondiente a la recuperación de impuestos por la reinversión de las plusvalías obtenidas por la venta de Abertis en 2008, que ha destinado casi 3.000 millones a dotaciones.

El director general de la entidad, Adolf Todó, anunció ayer en la rueda de prensa de resultados que ha contratado al banco de negocios Goldman Sachs para hacer la valoración y estructurar esta nueva aportación de capital, que podría hacerse a través de socios privados o que suscribirá el Fondo para la Reestructuración y Reordenación Bancaria (FROB) en caso de que no sea posible al primera alternativa.

Según Todó, no hay ninguna estimación previa de en cuánto se valorará la entidad y si las diputaciones y otros organismos fundadores podrán retener más del 50% del capital del banco resultante que supondrá "bancarizar" el negocio de la entidad.

"Tener de socio al FROB o tener a un banco será lo mismo y yo nunca he tenido ni una sola presión política en ningún sentido", ha manifestado un Todó que se ha mostrado tranquilo sobre cuál pueda ser la alternativa final.

"Si la exigencia fuera el 10% de core capital -recursos propios considerados de máxima calidad- estamos entre 1.500 millones y 1.700 millones y no descartamos ninguna alternativa", ha señalado.

La entidad financiera logró un beneficio de 109,1 millones el pasado año, los primeros resultados desde su fusión. Esta cifra incluye un efecto fiscal favorable de 32,5 millones, sin los cuales el beneficio habría caído el 30,6%.

El pasado año, la caja dirigida por Adolf Todó redujo todos sus márgenes, concretamente un 33,4% el de intereses -que incluye la no renovación de grandes créditos sindicados-, un 26,5% el de negocio, un 29,4% el margen bruto y un 27,5% el margen de explotación.

Los recursos de clientes se redujeron un 1,9%, hasta 68.922 millones, en el conjunto del año, aunque han crecido desde que se puso en marcha la fusión el 1 de julio.

Por su parte, el volumen de créditos a clientes cerró 2010 en 60.082 millones, un 3,2% menos -con una caída del 11,1% en préstamos personales-, y la morosidad se situó en el 5,41% en 2010, 0,25 puntos por encima de 2009, con un saldo de dudosos de 4.019 millones (+0,7%) y un total de riesgos crediticios de 74.325 millones, un 4% menos. La liquidez suma 11.168 millones, lo que cubre los vencimientos de emisiones mayoristas hasta 2013 (dicho año incluido), ha señalado la entidad, que tras la venta de Repsol YPF en enero cuenta con un core capital del 6,9% (6,7% según los criterios de Basilea III), un punto más que en 2009.

CatalunyaCaixa vendió 1.900 viviendas en 2010, con un descuento medio del 22% respecto al precio de adquisición, y alquiló 2.500, reduciendo el importe de dudosos y adjudicados en 258 millones de euros.

Con un 7% de créditos dudosos sobre el total de créditos, ha caja ha empeorado su posición respecto a otras entidades porque ha optado por adjudicarse activos en vez de refinanciar, lo que ha defendido para poder poner en valor estos activos.