El banco rentabilizó en 2010 su inversión

Santander saca partido a la Fórmula 1 al lograr un retorno de 300 millones

Una apuesta segura. El patrocinio de la escudería Ferrari ha permitido a Banco Santander un retorno cercano a los 300 millones de euros. Esa es la cifra en la que calculan la notoriedad y el conocimiento de su marca logrados especialmente en mercados clave como Brasil o Inglaterra. La entidad va a reforzar el patrocinio con la Real Federación Española de Automovilismo para formar al sucesor de Fernando Alonso.

Y sin ganar. Santander ha logrado rentabilizar en solo un año el patrocinio de Ferrari, a pesar de que Fernando Alonso no consiguió hacerse con el título de campeón de la Fórmula 1. La entidad financiera reconoció ayer que vestir a la escudería italiana le ha permitido un retorno de 300 millones de euros a lo largo de 2010. No se trata de un beneficio directo sobre su balance, sino que es la estimación que realiza de la notoriedad y el reconocimiento que ha alcanzado gracias a Ferrari.

Según el estudio elaborado por Mediasport y Havas Media, Santander ha sacado partido a su patrocinio en solo un año, ya que la inversión prevista para las cinco temporadas que colaborará con la escudería transalpina es inferior a los citados 300 millones. Eso sí, la entidad financiera se muestra reacia a desvelar cifras exactas. Tampoco de cara al próximo campeonato, en el que estaría más que satisfecha si consigue repetir resultados.

Santander aprovechó la presentación de su renovada colaboración con la Real Federación Española de Automovilismo (RFEA) para hacer balance de su primer año con Ferrari, el cuarto en la Fórmula 1 si se suman los tres campeonatos en los que colaboró con McLaren. "Antes no hacíamos patrocinio deportivo y como banco es muy difícil conectar con nuestra audiencia, especialmente con los más jóvenes", explicaba un portavoz de la entidad financiera.

El banco ha logrado el reconocimiento de potenciales clientes en Brasil e Inglaterra

SANTANDER 2,62 3,56%

"El patrocinio de McLaren fue una etapa de aprendizaje, porque al principio no nos enterábamos de nada", reconocía ayer el banco. Pero el tiempo le ha dado la razón. Santander ha conseguido su objetivo de lograr visibilidad y reconocimiento sobre todo en Reino Unido, Brasil o Alemania. "El 30% de los espectadores de la Fórmula 1 están en nuestros mercados clave, que representan el 73% de nuestro beneficio", explicaba. Según sus estimaciones, el campeonato automovilístico tiene una audiencia acumulada de 2.000 millones de personas.

Pero no todo es imagen. Santander busca hacer negocio con su patrocinio. Un claro ejemplo es la tarjeta de crédito que lanzó bajo el emblema de Ferrari -con quien comparte beneficios- y que ha alcanzado los 200.000 usuarios. "Había clientes que se negaban a tener tarjeta y esta sí que la han querido". El próximo paso será lanzar la tarjeta en Inglaterra y Alemania.

De cara a las novedades para la próxima temporada, Santander ha logrado colarse en las gorras de los pilotos y sin elevar su aportación a Ferrari. "Se lo pedimos mucho", justificaba. En el campeonato 2011, Santander será title sponsor (el principal patrocinador) en los grandes premios de Alemania, Reino Unido e Italia y estará presente en los dos que se celebrarán en España: Valencia y Montmeló (Barcelona).

El sucesor de Alonso

Santander quiere intentar dar un empujón a la cantera de pilotos españoles. Fernando Alonso tendrá un límite y ha llegado la hora de empezar a preparar un sucesor made in Spain. "Santander se ha dado cuenta de que hay que empezar desde la base para que desde la cantidad salga la calidad", explicaba Carlos Gracia, presidente de la RFEA.

Gracias a este acuerdo, la entidad financiera patrocinará el campeonato de España de karting y promocionará a los pilotos de esta competición para que puedan probar sus habilidades en la cuna de los futuros pilotos de la escudería del caballo rampante, ya que Santander también es patrocinador de la Ferrari Driver Academy. "Nuestro objetivo es que Ferrari pueda evaluar a los pilotos españoles con más potencial de futuro", justificaba la entidad financiera. "Y en Ferrari hay ilusión por localizar uno o varios jóvenes españoles que den continuidad a Fernando Alonso, hay predisposición", recalcaba.

El futuro

Santander está más que satisfecho con su apuesta por la Fórmula 1. Un patrocinio que se suma al que ya realiza en América Latina con la Copa Libertadores.

El banco español tiene intención de continuar patrocinando eventos deportivos a medio y largo plazo. Aunque este no incluirá ser espónsor de un equipo de fútbol. "Si estás en sus camisetas polarizas", reconocía ante la posibilidad de crear una opinión negativa por parte de las aficiones contrarias al equipo patrocinado. Un condicionante que no percibe en la Fórmula 1.

Descarta patrocinar a Hispania

A pesar del positivo resultado de su colaboración con Ferrari, Santander descarta -al menos por el momento- colaborar con la única escudería de bandera española. "Se nos han acercado otras escuderías, pero no nos lo planteamos", respondía un portavoz del banco a la posibilidad de patrocinar a Hispania.

Además de hacer balance, el banco presidido por Emilio Botín aprovechó la presentación de su acuerdo con la RFEA para dar a conocer el nuevo anuncio publicitario en el que hará uso del tirón de Ferrari. En él asegura que "en los momentos difíciles, la seguridad es lo más importante (...) seguros de que juntos volveremos a levantar esto", asegura el banco en su spot. Un mensaje que recuerda al lanzado en la campaña que bajo el título Esto lo arreglamos entre todos, lanzaron hace meses las Cámaras de Comercio.

En la presentación a los medios, también hizo acto de presencia Fernando Alonso. El piloto se mostró crítico con la medida de reducir la velocidad máxima en autovías y autopistas. "No soy partidario, para ahorrar consumo hay otras medidas bastante más eficaces", aseguraba, "por ejemplo restringir el tráfico en las ciudades en función de las matrículas pares o impares", apuntaba. El bicampeón del mundo ve incluso peligroso ir a dicha velocidad. "A 110 kilómetros por hora, en cuanto a la atención, es incluso difícil mantenerse despierto".