Los actuales operadores celulares, beneficiados

La CNC acusa al Gobierno de frenar la competencia en la licitación del móvil

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) ha terminado su informe sobre la concesión de frecuencias de móvil que planea el Gobierno y sus conclusiones no son favorables: la licitación beneficia a los operadores establecidos y frena la entrada de nuevos rivales.

La buena noticia para el Gobierno es que el informe del máximo organismo nacional de competencia no es vinculante. La mala, que la opinión de la CNC sobre el proyecto de real decreto que regulará la licitación de frecuencias de móvil que ha puesto en marcha el Ejecutivo no es del todo favorable. Y no es la primera vez que hace comentarios parecidos. La comisión ya hizo un informe sobre la consulta pública lanzada por el Gobierno sobre el mismo tema antes del actual proyecto de real decreto. Ya en ese momento cuestionó las bondades del documento en materia de competencia.

La opinión fundamental del organismo no ha cambiado, sobre todo porque "en general, las observaciones realizadas a la consulta pública no han sido, a juicio de la CNC, lo suficientemente tenidas en cuenta", dice el informe de la comisión. Por eso, "sin perjuicio de la valoración general positiva de la iniciativa y de que se comparte la conveniencia de instrumentar la neutralidad tecnológica a la mayor brevedad, se sigue considerando que el mantenimiento de la competencia no se garantiza suficientemente".

La crítica fundamental de la CNC es que la licitación resulta beneficiosa para las actuales operadoras de móvil, Telefónica, Vodafone, Orange y Yoigo, y eso desincentiva la posible entrada de nuevos competidores en el mercado celular.

Hay dos aspectos principales que motivan esta crítica. El primero es la prolongación a 2030 de algunas de las actuales concesiones de las operadoras de móvil en casos determinados. Se trata de una forma para compensar a estas compañías por la cesión de frecuencias que tienen que realizar a cambio de permitir la neutralidad tecnológica en las bandas que ya poseen. Esta es una de las claves del proyecto del Gobierno. En estos momentos, las frecuencias en la banda de 900 y 1.800 MHz solo pueden usarse para dar voz y las operadoras llevan años peleando para que puedan dar también internet móvil.

El Gobierno lo va a permitir, pero a cambio exige a las operadoras que devuelvan parte del espectro que tienen. Como compensación de la compensación, las concesiones que les quedan se amplían, posiblemente hasta 2030. La CNC considera que darles la propiedad de las frecuencias tanto tiempo perjudica la futura competencia, porque el espectro estará copado durante un plazo muy largo. También añade que el Gobierno no justifica con cifras ese supuesto perjuicio que da lugar a la compensación.

Peligroso también para la competencia actual es el calendario de concesión efectiva de las frecuencias y del pago por ellas que se ha establecido. La intención del Gobierno es hacer las licitaciones cuanto antes, lo que significa que los interesados tienen que estar preparados ya para concursar por las frecuencias y para pagar por ellas. Pero parte del espectro no podrá usarse hasta 2014 o 2015, lo que implica adelantar el dinero.

Aunque el Gobierno ha cambiado esta parte de la licitación y, en algunos casos, solo exigirá el pago por adelantado del 50%, la CNC considera que esta medida beneficia a las operadoras actuales. ¿Por qué? Resulta complicado para un nuevo entrante adelantar una cantidad millonaria para algo que no podrá usarse ni, por lo tanto, comenzar a obtener ingresos por ello hasta dentro de varios años.