Resultados 2010

Brufau advierte que para controlar Repsol hay que pagar 40.000 millones

Ante las especulaciones sobre el posible interés de Total por Repsol, su presidente, Antonio Brufau, advirtió ayer que para controlar la petrolera hacen falta al menos 40.000 millones. El ejecutivo dijo estar más preocupado por las consecuencias políticas que por las económicas del conflicto de Libia.

Brufau advierte que para controlar Repsol hay que pagar 40.000 millones
Brufau advierte que para controlar Repsol hay que pagar 40.000 millones

Durante la rueda de prensa de los resultados anuales, Antonio Brufau dejó claro que si alguien quiere controlar el capital de la petrolera debe saber "que esta casa vale 40.000 millones de euros". Brufau se refería así al posible interés de la francesa Total de cambiar Cepsa (de cuyo accionariado va a salir tras la opa amistosa acordada con IPIC) por Repsol. En su opinión, no son cuestiones comparables y recordó que, aparte de que solo va a obtener unos 4.000 millones por Cepsa, Total ha declarado públicamente que su estrategia no está en el negocio del refino.

En todo caso, el presidente de Repsol dijo no temer a ninguna operación y que la compañía "tiene que ser lo más atractiva posible. Ya somos relevantes en el mundo y una compra no es tan fácil".

Con unas cuentas, las de 2010, marcadas muy positivamente por la alianza con la china Sinopec (que adquirió el año pasado el 40% de la filial brasileña de Repsol); por la evolución de los precios del crudo y, en estos momentos, por el conflicto de Libia, el presidente de la petrolera también hizo alusión a sus relaciones con su filial Gas Natural. Hizo grandes alabanzas de sus ejecutivos, Salvador Gabarró y Rafael Villaseca, a los que consideró "entre los mejores gestores de España", y dijo estar totalmente de acuerdo en cómo están llevando las negociaciones por el conflicto Sonatrach.

El consejo de Repsol cobró 11 millones y su presidente recibió 7,11 millones

REPSOL 10,92 1,06%

Ante la decisión de la gasística de ofrecer un dividendo flexible, y como prueba de confianza, el consejo de Repsol acordó el miércoles cobrar la retribución en acciones, "para no diluirnos". La petrolera tiene algo más de un 60% del capital de Gas Natural. En cuanto a la posibilidad de que Repsol pague un dividendo extraordinario a la vista de los ingresos obtenidos por la venta a Sinopec, Brufau dijo que esto no es algo que esté previsto: "Hacemos desinversiones estratégicas para poder financiar nuestros proyectos, no para pagar dividendos extraordinarios". El dividendo ha aumentado un 23% (1,05 euros por acción), con lo que se está recuperando la senda perdida el año 2010.

En cuanto a la decisión de su accionista La Caixa de dejar su participación en la petrolera (y la de Telefónica) en el organigrama del nuevo banco, la consideró positiva: "Nos ha puesto en su buque insignia, junto con Telefónica, y además anotará nuestro resultado por puesta en equivalencia".

Buena parte de la rueda de prensa se centró en el conflicto bélico de Libia, el país del Magreb donde Repsol tiene mayor presencia. Además de sortear diplomáticamente las preguntas relativas a Gadafi ("no tengo por qué opinar del líder libio", dijo), Brufau insistió en que no está preocupado "por las consecuencias económicas de la crisis, sino por las sociales".

Repsol, que comparte sus negocios en el país con el grupo estatal NOC, que lo controla con el 51%, no ha parado su producción, sino que la ha reducido a la mitad. Antes de la crisis, ésta era de 360.000 barriles/día, de los cuales 30.000 correspondían a Repsol. A día de ayer, esa producción se había reducido a 160.000 barriles diarios y se prevé para todo el año producir 14,5 millones de barriles. La producción se circunscribe a los pozos más cercanos a los campamentos, y se han abandonado temporalmente los más alejados (el campo de Murzuk, al sureste del desierto del Sahara, tiene una extensión como dos veces España). Repsol ha evacuado, con la colaboración de las autoridades, a casi todo su personal y a otras personas de 22 nacionalidades. Los que quedan son trabajadores de los campos.

Por otra parte, según el informe de gobierno corporativo, el presidente de la petrolera recibió 7,11 millones de euros (el año anterior recibió 6,75 millones), que se reparten entre sus funciones ejecutivas (2,31 millones): por su pertenencia al consejo, 344.574 euros; por programas de incentivos y remuneraciones en especie, 1,620 millones; por pertenecer a otros consejos, 344.631 euros y el resto por pólizas de seguro y aportaciones a planes de pensiones. El consejo percibió 11 millones, un 4,46% más.

"No habrá problemas de suministro"

Las cuentas de Repsol de 2010 lucen con grandes magnitudes: el beneficio neto subió un 201%, hasta 4.693 millones de euros, debido al efecto de la venta de un 40% de su filial brasileña a Sinopec. Sin este efecto, el resultado sería de 2.360 millones. En cuanto al Ebitda, se disparó un 135%, hasta 7.621 millones, mientras que el recurrente sumó 5.213 millones, un 67% por encima del año anterior. La alianza con la china ha permitido una reducción de la deuda del 65%, con lo que se sitúa en 1.697 millones. Con un incremento de la producción del 3% y 1.126 millones de inversiones, destaca también una tasa de reemplazo de reservas del 131%.

Sobre el impacto en las cuentas por la crisis de Libia, Antonio Brufau reconoció que lo tendrá. Pero el mayor impacto será sobre la economía mundial y no solo la española. "No se trata de un problema de abastecimiento, el petróleo no tiene patria y se puede traer de cualquier parte del mundo, sino del precio, que subirá", señaló. La OPEP tiene una capacidad para producir otros cinco millones de barriles al día, cuando la producción del norte de África es de tres millones. En cualquier caso, según Brufau, "el precio del crudo no lo deben determinar los conflictos bélicos" y pidió el fin de la crisis. Respecto a otros efectos, el presidente de Repsol se atrevió a augurar que la subida del petróleo no afectará a la tarifa eléctrica, "pues el crudo no cuenta".

Por otra parte, negó que vaya a activar los seguros que protegen su inversión en Libia.

Ley antiblindaje

Antonio Brufau no quiso opinar sobre la ley antiblindaje que se hará efectiva en julio y afecta a su compañía, pues tiene limitados los derechos de voto al 10% del capital. Y aseguró que no hará falta cambiar los estatutos, pues cuando la ley entre en vigor, ese punto "devendrá ineficaz".