Se igualan los requisitos a cajas y bancos

Pacto en el Congreso para limitar los bonus de la banca

El PSOE ha alcanzado un acuerdo con ERC, al que también se han sumado PNV y CiU, para aprobar en el Pleno del Congreso una moción de la formación republicana que propone que el Banco de España pueda requerir a las entidades que limiten las "remuneraciones variables" cuando sean "incoherentes" y que se "establezca de forma general" un requisito de capital principal del 8% de los activos ponderados por riesgo para todas las entidades, sin distinción "para bancos y cajas".

La propuesta recoge que el Banco de España pueda requerir a las entidades que limiten las "remuneraciones variables" cuando sean "incoherentes" con el mantenimiento de una base sólida de capital, e incluso marcar a bancos y cajas los criterios adecuados para su establecimiento, informa Europa Press.

La iniciativa no hace alusión al umbral del 10% para las que no cotizan, no cuentan con presencia de inversores en el 20% del capital y disponen de una excesiva dependencia de la financiación mayorista de más del 20%, que establece el decreto ley de Reforzamiento de la Solvencia Financiera aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros.

No obstante, precisa que el diferente nivel de exigencias se marcará en función e la estructura del pasivo de las entidades, no de su forma jurídica. El portavoz parlamentario del PSOE, José Antonio Alonso, ha asegurado que la iniciativa "no contradice" el decreto, y ha añadido que los socialistas "ya cuentan con el apoyo suficiente" en la Cámara Baja.

ERC no asegura su respaldo al decreto

Por su parte, el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Ridao, que para pactar esta moción ha renunciado a pedir que la deuda hipotecaria se pueda saldar sólo con la entrega de la vivienda, ha señalado que este acuerdo "no condiciona" su apoyo al decreto ley de reforzamiento del sistema financiero que se votará la próxima semana.

En este sentido, ha advertido de que estará "muy pendiente" de la redacción definitiva de la circular del Banco de España que concretará los niveles de solvencia exigibles a las entidades.

En cualquier caso, ha destacado que, en virtud del acuerdo, el Gobierno se compromete a respetar las competencias autonómicas en materia de cajas de ahorros. Además, se reclama que se garantice el mantenimiento de la obra social de las cajas y su contribución al bienestar territorial.