Premium

En coche propio o alquilado, lo que importa es moverse

El cambio de prioridades de los conductores europeos impulsa el arrendamiento de vehículos por minutos con todo incluido.

En coche propio o alquilado, lo que importa es moverse
En coche propio o alquilado, lo que importa es moverse

La crisis está acelerando el cambio de hábitos de los conductores europeos. Tener un coche en propiedad ya no es prioritario, es más, el 40% de los conductores del Viejo Continente reconoce considerar la posibilidad de prescindir de uno de los coches de su hogar, según arroja el tercer Observatorio anual sobre transporte y movilidad que realiza la compañía de alquiler de vehículos Europcar en colaboración con el Instituto Ipsos.

El dato confirma una tendencia ya registrada en 2009, y la razón sigue siendo el elevado coste que tiene un vehículo propio, "para una media de uso diario bajísima", explica Gerardo Cabañas, director general de la plataforma de compraventa de vehículos Autoscout 24. Para Cabañas, como para los expertos consultados, la relación con el vehículo está evolucionando de la propiedad al concepto de movilidad.

En este nuevo esquema, el conductor asocia el vehículo a la necesidad de desplazarse con mayor libertad y menores costes. De ahí que estén surgiendo cada vez más empresas que ofrecen servicios de car-sharing o vehículos en autoservicio. Se trata de un modelo en el que el usuario alquila el vehículo por horas, o por minutos, con todos los gastos incluidos, desde el seguro hasta la gasolina o los impuestos.

El usuario de este nuevo tipo de servicio prefiere libertad a propiedad

La flota de este tipo de vehículos suele estar disponible en aparcamientos subterráneos de la ciudad, y algunas urbes como Barcelona o París han hecho de esta opción un servicio municipal.

Tras el éxito de Velib, el servicio de alquiler de bicicletas creado en París, el alcalde de la ciudad gala, el socialista Bertrand Delanoë, inaugurará el próximo mes de marzo el servicio de alquiler de vehículos eléctricos Autolib, que se extenderá a 40 ciudades. El sistema contará en 2011 con un total de 3.000 vehículos eléctricos, con una autonomía de 250 kilómetros, recargables en 750 estaciones de recarga. Barcelona también ofrece a sus conductores el servicio Avancar.

"Hoy es una promesa piloto, pero crecerá de forma rotunda en los próximos años, es un concepto muy bueno", explica Cabañas respecto al modelo de vehículos en autoservicio. La consultora británica Frost and Sullivan prevé más de cinco millones de usuarios de coches en autoservicio en Europa en el horizonte de 2016. Alemania, Reino Unido y Suiza son hoy los principales mercados, con el 75% de los conductores que apuestan por esta opción.

Las ventajas para el usuario de este nuevo modelo son la reducción de costes fijos, la eliminación del gasto por aparcamiento y una mayor libertad en el uso del coche. La industria automovilística también empieza a ver en esta nueva fórmula una fuente de diversificación de su negocio, tocado por la caída mundial de ventas de coches.

La compañía Peugeot fue una de las primeras marcas en sumarse a esta nueva tendencia. En 2009 lanzó el servicio de movilidad a la carta Mu by Peugeot, por el que el cliente tiene acceso al alquiler de un vehículo o de otros accesorios de movilidad, como una bicicleta o un scooter de la casa. Tras su lanzamiento en Francia y en España, la marca acaba de desembarcar en Italia de la mano del grupo bancario Intesa Sanpaolo y destinado a los propios empleados de Peugeot en Milán.

Hasta el momento, la marca Daimler lidera este nuevo nicho de negocio con su servicio Car2Go, que arrancó en 2008 en la ciudad alemana de Ulm y en la estadounidense Austin. La compañía ofrece el alquiler por minutos de vehículos eléctricos Smart, pequeños y fáciles de conducir en un entorno urbano. A diferencia del sistema de alquiler tradicional de vehículos, el cliente no está obligado a reservar con antelación.

Precisamente, las compañías de este sector también se están sumando poco a poco a este nuevo modelo de movilidad que registró 478.500 usuarios en Europa en 2009 y que podría alcanzar hasta 4,4 millones de usuarios en 2016, según Frost and Sullivan.

La compañía Hertz lanzó hace un año Connect by Hertz, un sistema de car-sharing por el que la compañía cobra 65 euros de cuota anual a sus clientes por el uso de un vehículo que estos pueden reservar hasta 15 minutos antes de utilizarlo. La empresa confirma la reserva por correo electrónico o mensaje de texto al teléfono móvil con el número de matrícula, la plaza y el lugar de recogida.

El automóvil, listo en la estación del AVE

El modelo de transporte urbano cambiará de cara en la próxima década. El coche eléctrico y la movilidad a la carta irán de la mano en el futuro esquema, que verá menos conductores con vehículo propio.

Con un horizonte a medio plazo, se puede imaginar flotas de vehículos eléctricos en las estaciones de AVE entre las principales ciudades nacionales. Los clientes corporativos, aquellos que viajan por trabajo, se desplazan solo para la jornada laboral. A su llegada a la ciudad de destino, les espera en la estación un coche eléctrico en autoservicio, que pueden recoger sin reserva previa y con menores costes.

Las estaciones de intercambiadores urbanos también contarán con vehículos eléctricos, así como todas las zonas de tránsito de pasajeros. Administración, compañías de alquiler de vehículos y fabricantes ya están negociando este nuevo esquema.

Solo falta que el vehículo eléctrico sea una realidad en España. Está previsto que a finales de este año empiecen a comercializarse los primeros vehículos de batería en España de las compañías Volvo, Nissan-Renault y Peugeot.

El perfil del futuro conductor a la carta será el de un usuario habitual del transporte público, en posesión de alguna fórmula de abono transportes y abierto a la posibilidad de disponer de un vehículo sin asociarlo a ser propietario del coche.

Este cambio cultural será precisamente el trampolín que dé paso al nuevo modelo de negocio que se perfila. Los expertos auguran que una década bastará para que el salto se haga realidad.

Pioneras

Car2Go: la compañía Daimler Chrysler lanzó en 2008 el alquiler de modelos eléctricos Smart, con facturación por minutos.

Respiro Madrid: esta empresa arrancó su negocio de vehículos en autoservicio en Madrid en 2010. Actualmente dispone de una flota de coches en aparcamientos del centro.