La perspectiva de Bankinter, negativa

S&P baja los rating de La Caixa, Popular y CECA, y avisa de un 2011 "difícil" para la banca

Standard & Poor's ha bajado los rating de La Caixa, de Banco Popular, y de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), y anticipa que 2011 será "un año difícil" para la banca en España.

La agencia de calificación de riesgos ha recortado las notas a largo y corto plazo de La Caixa hasta 'A+/A-1', mientras que ha bajado las calificaciones de la patronal de las cajas hasta 'A/A-1' y las de Banco Popular hasta 'A-/A-2'.

Por otro lado, S&P ha revisado la perspectiva de Bankinter, estableciéndola en 'negativa' desde 'estable', y ha confirmado las calificaciones de 'A/A-1' correspondientes a Kutxa, Ibercaja y Sabadell.

La firma justifica su decisión sobre la entidad que preside Isidro Fainé por las desfavorables perspectivas del entorno operativo en España, donde se concentra la presencia de La Caixa, y advierte de que sus ingresos estarán bajo presión y su morosidad tenderá al alza.

Asimismo, subraya que La Caixa es una fuerte red comercial que goza de una estrategia de éxito, así como de una robusta liquidez y adecuada capitalización, bazas que le ayudarán a afrontar los retos del futuro.

En cuanto a la CECA, recalca que la rebaja de su rating responde a la profunda reestructuración del sector de las cajas, dado que redundará en un menor potencial de beneficios de este proveedor de servicios tecnológicos, operativos y financieros.

S&P explica la rebaja del rating de Popular por el deterioro de la calidad de los activos, tendencia que se prolongará durante el presente año a un ritmo ligeramente inferior al de 2010, a lo que se suma una menor capacidad de generación de beneficios, a su parecer. No obstante, incide en que su solvencia se adecua a su perfil de riesgo.

Sobre Bankinter, destaca que el encarecimiento de la financiación mayorista ha reducido los márgenes y capacidad de generación de ingresos, a lo que se añaden unos requisitos regulatorios que ya no avalan un modelo de negocio basado en el acceso barato a la financiación.

"Un año duro para la banca"

La agencia subraya que ha adoptado estas decisiones en el contexto de "otro año duro para el sistema financiero español", que afronta la recapitalización de las cajas para cumplir con los nuevos requisitos de capital, sobre todo de aquellas que han recibido recursos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

La firma detecta "frágiles niveles de confianza" de los inversores internacionales y, en consecuencia, aventura un acceso caro y limitado a los mercados de financiación mayorista. La reestructuración de las cajas transformará con probabilidad el sistema financiero español y sus dinámicas, añade.

Las entidades españolas también deberán encarar este año el descenso de los volúmenes de crédito, lo que pesará en sus resultados, así como la débil rentabilidad operativa a causa del esfuerzo en provisiones en costes de financiación.

La intensa competencia para captar los depósitos minoristas, aunque con menor fuerza que en 2010, también pesará en el comportamiento de bancos y cajas de ahorros, así como un moderado aumento de la morosidad, que tocará su nivel más alto antes del final del ejercicio.

S&P precisa que ha excluido a Caja Madrid de esta revisión de calificaciones porque prevé resolver su situación de vigilancia a corto plazo, una vez complete su evaluación sobre las implicaciones de su fusión con otras seis cajas de ahorros.

También ha excluido de su revisión a Santander y a BBVA, así como a sus filiales, debido a la diversificación geográfica de estas entidades.