"Los grandes beneficiados serán los consumidores"

Faconauto: con la nueva norma el precio de los coches bajará hasta 500 euros

El presidente de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (Faconauto), Antonio Romero Haupold, calculó hoy que, con la nueva norma que regula la relación entre marcas y redes comerciales y que obliga a los fabricantes a recomprar los coches a los 60 días, el precio de los coches bajará entre 400 y 500 euros de media por unidad, de forma que "los grandes beneficiados serán los consumidores".

Romero Haupold explicó, en rueda de prensa, que la nueva norma, contenida en una enmienda a la Ley de Economía Sostenible, permitirá a los concesionarios reducir los costes financieros de sus stocks, pues los fabricantes ya no podrán imponer volúmenes de compra por encima de lo solicitado por las concesiones.

Actualmente, según sus cifras, los concesionarios españoles tienen inventarios por un valor de 18.000 millones de euros, lejos de los 28.000 millones que llegaron a registrar hace dos años, como consecuencia de la caída de las ventas, ya que, según denuncian, los fabricantes les seguían obligando a comprar coches aunque no se vendían.

El directivo responsable de Faconauto destacó la "necesidad y oportunidad" de la nueva norma, que viene a "equilibrar la relación entre las partes", y aseguró que las marcas habían comenzado una reorganización de las redes con numerosos preavisos de cancelación de contratos, ante el cambio del escenario regulatorio europeo en 2013. Según el secretario general de la organización, Blas Vives, estos planes de reorganización de las marcas podrían traducirse en el cierre del 30% de los concesionarios.

Para Romero Haupold, la nueva norma evitará que se cometan abusos. "Los concesionarios ya no tendremos que comprar más coches de los que vendemos", explicó. Asimismo, apuntó que, hasta el momento, los concesionarios tenían que construir "auténticas catedrales", con fuertes inversiones, que se arriesgaban a perder totalmente en caso de resolución del contrato. Ahora, los fabricantes tendrán que indemnizar por las inversiones no amortizadas.

También se refirió a la política de algunas marcas de no permitir elegir banco a sus concesiones, "mediante trabas indirectas", y recordó que con la anterior legislación, un empresario no podía vender a un tercero su negocio sin la autorización del fabricante.

Con todo, aseguró que en Faconauto no están "contentos, sino preocupados", por la respuesta generada tras la aprobación de la ley, "con el respaldo de la gran mayoría del arco parlamentario". En este sentido, en alusión velada a Anfac, destacó que "no amenazan, pero dicen que los contratos no se renovarán, que no irán al Salón de Barcelona, que van a cerrar las fábricas o que van a establecer sus propias filiales".

El representante de Faconauto en Castilla y León, Ángel Concejo, pidió hoy a los fabricantes de automóviles que "dejen sus amenazas" de cerrar fábricas en España y negocien con los distribuidores de vehículos.

Sebastián se reunirá mañana con las comunidades y el miércoles con Anfac y Faconauto

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, se reunirá mañana con responsables de las comunidades autónomas que tienen plantas automovilísticas, y el miércoles con las asociaciones de fabricantes (Anfac) y de concesionarios (Faconauto), informa Europa Press.

Estos encuentros, que se producirán por separado y que han sido convocados con carácter de urgencia, tienen por objeto analizar la situación del sector tras los cambios normativos en la relación entre marcas y concesionarios.

Las convocatorias se producen después de que el pasado martes 15 el Congreso de los Diputados aprobara, con el voto en contra del PSOE, una enmienda a la Ley de Economía Sostenible para aplicar el contrato de agencia a la relación entre los concesionarios y los fabricantes de coches.

De facto, la nueva norma supone un vuelco a la relación entre ambas partes, toda vez que los concesionarios podrán devolver a las marcas los coches y piezas que no hayan vendido en un plazo de sesenta días. Los fabricantes tendrán la obligación de recomprarlos al mismo precio.

Además, la nueva norma, que partió del PNV y fue respaldada por PP y CiU entre otras formaciones, establece la obligación para las marcas de indemnizar a los concesionarios cuando se produzca la resolución de un contrato, por las inversiones no amortizadas, el stock y el personal despedido.

Ante el vuelco normativo en la distribución, los fabricantes han advertido de que peligran las inversiones ya comprometidas y futuras en las factorías españolas, así como el empleo. El presidente de Anfac, Francisco Javier García Sanz, llegó a acusar de "traición" a PP y CiU por su respaldo a la enmienda y advirtió que, si se aplica la nueva norma, los fabricantes optarán por establecer sus propias redes comerciales, lo que podría traducirse en la desaparición de la mitad de los concesionarios existentes. Además, la producción se reduciría en 125.000 vehículos al año y se perdería el 5% del empleo en las plantas.

La junta directiva de Anfac tiene previsto celebrar el próximo miércoles una reunión extraordinaria para abordar la situación. La organización se replanteará su asistencia al Salón Internacional del Automóvil de Barcelona.