Proclamada oficialmente candidata

Cospedal se siente preparada

Con las encuestas a favor, María Dolores de Cospedal tiene en las elecciones autonómicas del 22 de mayo la ocasión para la que asegura se ha estado preparando toda la vida y ante la que se dispone a dar lo mejor de sí misma.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, durante un míting de su partido
La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, durante un míting de su partido

Presidenta del PP castellanomanchego desde 2006 y secretaria general del partido desde 2008, Cospedal se enfrenta a sus segundas elecciones autonómicas en un escenario muy distinto -debido al desgaste del PSOE- al de hace cuatro años cuando ya consiguió restar votos a su adversario político, el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, José María Barreda.

Aunque nació en Madrid en 1965, dice sentirse de Albacete, donde se crió, y de El Bonillo, pueblo donde pasaba las vacaciones y del que destaca sus quesos y vinos; de hecho, confiesa: "lo cierto es que podría vivir con queso, vino de la zona y poco más".

María Dolores de Cospedal será protagonista de uno de los duelos más disputados el 22-M de entre todas las comunidades autónomas y serán muchos los ojos puestos en Castilla-La Mancha.

Tendrá enfrente la experiencia de un PSOE con casi treinta años en el gobierno, pero cuenta a favor con que prácticamente todas las encuestas, tanto las públicas como las internas del PP, eliminan la ventaja de Barreda y algunas incluso apuntan a la victoria de la candidata popular.

Para apuntalar el triunfo basa su programa en "empleo, empleo y empleo" que, según dice, es la prioridad de su partido dada la situación de crisis económica que se vive desde 2007.

Fue precisamente ante más de mil empresarios de toda España cuando, en noviembre pasado en Toledo, dio a conocer su programa económico y donde, al terminar su intervención, dijo, con emoción:

"Yo quiero presidir este gobierno, y lo quiero hacer con la ayuda de todos los que están aquí presentes y de muchos más. Lo quiero hacer con el apoyo, con la ayuda, con el esfuerzo y con el trabajo de los hombres y mujeres de Castilla-La Mancha. Yo, a cambio, les ofrezco mi dedicación, mi esfuerzo, mi voluntad, les ofrezco lo mejor de mí misma".

También en su blog asegura: "llevo toda la vida preparándome para este momento, en el que una necesita, debe y quiere dar lo mejor de sí misma".

Detalla, así, que en su bagaje por el País Vasco, la Comunidad de Madrid, la embajada española en Estados Unidos y el Gobierno de España, se ha "volcado en preparar con tesón y espíritu de trabajo esta ocasión".

"Soy madre, castellano-manchega y política por convicción", dice Cospedal, que tiene un hijo, nacido en 2006, y que en 2009 se casó con el empresario Ignacio López del Hierro.

Desde que el presidente del PP, Mariano Rajoy, la llamó para ofrecerle la Secretaría General del PP, ha compaginado ese trabajo con la presidencia del partido en Castilla-La Mancha y con las tareas que desarrolla en el Senado y como diputada regional en las Cortes castellano-manchegas.

Precisamente ha sido esta acumulación de trabajos y sueldos lo que le ha acarreado las críticas más agrias de los socialistas, por un lado, por cobrar más de 240.000 euros al año, lo que treinta trabajadores dice el PSOE, y por otro, por dedicar poco tiempo a Castilla-La Mancha al tener que ocuparse de los entresijos de su partido.

Leal a Rajoy aun cuando desde algunos sectores del partido se cuestionaba su liderazgo, el presidente popular, en los últimos meses, ha aumentado su presencia en la región y acompaña a Cospedal a distintos actos en las cinco provincias castellano-manchegas.

María Dolores de Cospedal es licenciada en Derecho por la Universidad San Pablo-CEU de Madrid y es abogada del Estado desde 1991.

Durante los años de gobierno de Aznar ocupó cargos de responsabilidad en los ministerios de Trabajo y Asuntos Sociales; Administraciones Públicas y el del Interior, junto a cuyo titular, Ángel Acebes, vivió los atentados de Madrid del 11 de marzo de 2004.

También fue, desde diciembre de 2004, consejera de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid hasta que fue designada presidenta regional del PP de Castilla-La Mancha en junio de 2006, y fue la primera mujer que ocupó este cargo en la región.

Un año después concurrió a las elecciones autonómicas y su partido rebajó la diferencia con el PSOE en la Cámara regional en tres diputados, con lo que en esta legislatura el reparto de escaños ha sido de 26 para el grupo socialista y 21 para el popular.

El próximo 22 de mayo Barreda y Cospedal volverán a verse las caras en las urnas y hasta entonces cada uno jugará sus cartas.

Proclamada oficialmente candidata del PP en Castilla-La Macha

La candidata a la Presidencia de Castilla-La Mancha, María Dolores De Cospedal, ha urgido este sábado a un cambio de gobierno y a un "gobierno de cambio" en Castilla-La Mancha para abrir una nueva época y acabar con quienes ven la región como su "latifundio".

En su proclamación oficial como candidata, la secretaria general de los populares ha estado arropada por la dirección nacional casi al completo, así como por la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, y la líder del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho.

Ante un auditorio lleno -la organización del acto ha tenido que habilitar una sala contigua y montar una pantalla gigante-, De Cospedal ha llamado al cambio para que Castilla-La Mancha recupere su prestigio y "se adelante al futuro", pero también, y sobre todo, para poner fin después de 30 de gobierno a quienes ven la región como "su latifundio" y se prodigan en "escándalos".

De eso tratan las elecciones autonómicas del 22 de mayo, de "terminar con escándalos" como el que supuso el desmantelamiento de Caja Castilla La Mancha o el "hundimiento" del aeropuerto de Ciudad Real, y de "sinsentidos" como el que ha rodeado la localidad toledana de Seseña.

Se trata también de expulsar de los círculos de poder a aquellas personas que "han creído que esta tierra era su latifundio".

Los comicios del 22 de mayo, al menos en Castilla-La Mancha, comunidad clave para el PP porque por primera vez el partido de Mariano Rajoy tiene posibilidades serias de ganar, son fundamentales para España, como ha reconocido la secretaria general de los populares.

En la comunidad, y luego en todo el país, las elecciones de dentro de tres meses servirán para devolver un empleo digno a los parados, conseguir ingresos, acabar con la pobreza, garantizar las pensiones de los mayores...

"Tratan de pasar página a un gobierno enemigo de la austeridad, que ha creado todo un bosque de empresas y de organismos públicos y de entidades que sólo han valido para conservar sus propios privilegios", ha resumido la candidata del PP en alusión al Ejecutivo actual y antes de sentenciar: "Vamos a terminar con esos lujos faraónicos".

Hay que acabar, por tanto, con "el despropósito" del gobierno de José María Barreda, a quien no ha nombrado durante la intervención.

Clausurada esa etapa, un nuevo Gobierno del Partido Popular emprenderá las reformas necesarias, bajará los impuestos, impulsará la inversión, hará competitivos los negocios y, como ha recalcado De Cospedal, buscará implantar "un proyecto global" que recupere la confianza en la región.

Asimismo, ese "Gobierno del cambio" abonará "las más de 90.000 facturas" que la Junta "tiene escondidas en un cajón" y que adeuda a los proveedores, así como bajará el nivel de endeudamiento, hoy de casi 7.000 millones.

Entre loas a Rajoy, la presidenta del PP de Castilla-La Mancha y secretaria general del partido ha trazado las líneas generales éticas de lo que quiere que sea su gobierno.

Será un Ejecutivo que "construya consensos donde hay desacuerdos, que no confunda la política con la persecución política y que no mienta" y que, además, fomentará la concordia y las oportunidades para todos.

"Es un reto muy difícil, pero hemos aceptado el desafío y estamos preparados para ser protagonistas", ha concluido.