La salida a Bolsa de Cacaolat no llegó a realizarse

Opas y OPV que se quedaron en el camino

Nueva Rumasa quiso sacar a cotizar Cacaolat en la primavera de 2010 al Mercado Alternativo Bursátil. Paralelamente intentó entrar en el capital de Sos, con ofertas que valoraban la compañía por debajo de su valor de mercado. Ambos proyectos se quedaron en el camino.

Nueva Rumasa anunció en septiembre de 2009 su intención de sacar a cotizar su empresa de batidos Cacaolat. La decisión se tomó después de que la empresa de batidos rechazara una oferta de Schweppes. El diseño inicial del estreno bursátil de Cacaolat pasaba por la incorporación al Mercado Alternativo Bursátil (MAB), un segmento de contratación destinado a empresas de pequeña capitalización, a través de una OPV. Nueva Rumasa valoró inicialmente su compañía en unos 180 millones de euros.

Para poder sacar Cacaolat a Bolsa, Nueva Rumasa necesitaba segregar el negocio de ésta de Clesa. La operación tuvo lugar en abril de pasado año. Cacaolat aumentó su capital social en 175,17 millones de euros. Clesa traspasó a Cacaolat las actividades relacionadas con las marcas Cacaolat, Sali, Letona y La Levantina, y los productos comercializados bajo estas marcas.

Nueva Rumasa quería sacar a cotizar a Cacaolat para financiar sus planes de crecimiento, entre los que se encontraba la construcción de una nueva planta en Barcelona. Ya contaba con dos instalaciones en Madrid, y una en Galicia, Sevilla y Zaragoza, respectivamente.

La fecha prevista para el estreno era la primavera de 2010. Durante su preparación, Nueva Rumasa aseguró que había recibida interés por la compra de Cacaolat por parte de seis empresas.

Paralelamente a la preparación de la salida a Bolsa de Cacaolat, la compañía intentó durante tiempo hacerse con parte del capital de Sos. La primera propuesta la hizo en diciembre de 2009: pagaría 61 millones, un 18% por debajo del valor que tenía en el mercado en ese momento, por el 29,9% del capital y con un pago aplazado a 10 años. Por este porcentaje no era necesario lanzar una opa. Al día siguiente, SOS anunció que estudiaba medidas legales contra Nueva Rumasa, ya que consideraba que la propuesta de compra dañaba su credibilidad. Además, dijo no haber mantenido ningún tipo de contacto con Nueva Rumasa.

Meses más tarde, Nueva Rumasa presentó una nueva oferta; esta vez por el 28% de Sos, después planteó una "alianza estratégica" y finalmente en octubre de 2010 retiró sus propuestas ante el nulo interés mostrado por los principales accionistas de Sos.