Trichet: europeo del año 2010

Trichet: europeo del año 2010


Por primera vez, La UE, del revés elige europeo del año. Una elección tan subjetiva como la de Time a nivel mundial, aunque en 2010, con toda modestia, este blog tiene visos de haber acertado más que la revista estadounidense.

Resulta dudoso que Mark Zuckerberg fuera el personaje mundial del año pasado (un honor que, probablemente, debería haber recaído en Julien Assange y que dos días después de su concesión se quedó obsoleto con la inmolación de Mohamed Bouazizi, el florista de Túnez que ha hundido a varias dictaduras árabes). Pero a nivel europeo, parece claro que a nadie puede hacer sombra al protagonismo de Jean-Claude Trichet.

Cuando la historia de la zona euro repase el año recién terminado es muy probable que los europeos del futuro reconozcan en Jean-Claude Trichet a uno de los pocos líderes que intentó maniobrar (veremos si con éxito) para evitar una catástrofe que se antojaba inevitable.

El actual presidente de Banco Central Europeo ha llenado durante este ejercicio el escalofriante vacío de autoridad generado por la pasividad y/o la incompetencia de otros responsables políticos a nivel europeo o nacional.

En el penúltimo año de su mandato (que expira el próximo 31 de octubre), Trichet ha rebasado con creces el papel de su institución monetaria (sobre cuyos aciertos o desaciertos discrepan los expertos) para intentar imponer mesura y dirección política a una desarbolada unión monetaria.

"Cuando él habla, el Consejo Europeo escucha", señala un veterano político comunitario que se ha sentado en numerosas ocasiones en las cumbres europeas.

No siempre atina, como todos. Y también recibe duras críticas, como las del apreciado economista y cobloguero, José Carlos Díez. Durante el pasado año, además, ha tenido que virar por completo y abandonar, por ejemplo, su resistencia inicial a intervenir en el mercado de la deuda. Pero al menos, el francés ha tratado de leer los posos del café y reaccionar antes de que fuera demasiado tarde para la supervivencia del euro.

Con su retirada, le lloverán reconocimientos, como la entrega del Premio Carlomagno en Aquisgrán el próximo 2 de junio. El jurado de ese galardón ha destacado su pragmatismo e independencia, y su habilidad para acrecentar el prestigio del BCE durante una crisis que ha laminado la imagen del Banco de Inglaterra o la Reserva Federal estadounidense.

En el acta de concesión del premio se recuerdan unas palabras de Tim Geithner, secretario del Tesoro estadounidense, que, casi al estilo Monterroso, describen la talla internacional de Trichet en foros como el G-20: "Cuando observo a todos los presentes, tengo que admitir que él es un gigante".

(El próximo año espero contar con vuestros votos o propuestas para la elección de europeo/a de 2011. Esta vez ha sido con mi voto único por problemas de tiempo ;) ).

Foto: Trichet durante una rueda de prensa en Bruselas (B. dM., 30 sept 2010).

Normas